Carolina Marín, asistida durante la final del Másters de Indonesia
La campeona olímpica y triple campeona del mundo no pudo contener las lágrimas Teledeporte.

Carolina Marín comenzó el 2019 de forma fulgurante, accediendo a las dos finales de los dos primeros torneos del año. No obstante, la suerte le está siendo esquiva a la española, que en la primera cedió ante la tailandesa Intanon y no pudo completar la segunda por una lesión.

Marín inauguró la temporada plantándose en la lucha por el título del Másters de Malasia. Aunque no pudo hacerse con el título su juego durante todo el torneo le dejó un buen sabor de boca. Solo una semana después dio continuidad a sus buenas sensaciones en el Masters de Indonesia hasta hacerse un hueco en la final. No obstante, en el transcurso de esta última sufrió un duro revés.

La onubense tuvo que retirarse como consecuencia de una lesión en su rodilla derecha. La campeona olímpica y triple campeona del mundo dominaba el marcador ante la india Saina Nehwal cuando se hizo daño por un mal apoyo al caer de un salto.

Los gestos de dolor de la española fueron sobrecogedores mientras era atendida por las asistencias del torneo. Carolina no pudo contener las lágrimas y se temió lo peor.

Trató de continuar después de ser asistida pero su cojera era evidente y no le permitía plantar cara a Newhal, por lo que decidió retirarse llorando de forma desconsolada.