Carolina Marín
Carolina Marín, entrenando para el Europeo. EFE

Por ella pasan todas las opciones españoles en el Campeonato de Europa de Bádminton (hasta el 30 de abril) que, además, juega en 'su' casa. Carolina Marín, actual campeona olímpica, bicampeona del mundo y tres veces de Europa compite en Huelva en el pabellón que lleva su nombre con un único objetivo: ser profeta en su tierra y revalidar el título. Si lo hace, será su cuatro Europeo, un hito que ningún otro jugador consiguió antes.

¿Cómo es la sensación de jugar en casa?
Son bastante buenas. Estuve algo tocada físicamente hace días, pero ya estoy totalmente recuperada.

¿Es un torneo especial?
Sí, mucho. Para mí este torneo es especial. Jugar aquí en casa, delante de toda mi gente, mi familia, mis amigos... Claro que es especial. He cumplico un sueño y ese ha sido que toda mi familia esté aquí apoyando y arropándome. Quiero disfrutar al máximo cada uno de los partidos que voy a jugar y de mi gente.

¿Conlleva más presión?
Está claro que hay muchas expectativas puestas en mí. Todos los ojos están sobre mí, para que gane. Lo importante es el autocontrol conmigo misma y con mis emociones.

¿Ha podido pasar más tiempo con su familia? ¿Alguna anécdota?
Te puedo decir que tampoco estoy mucho tiempo con ella, porque, aunque estoy en mi tierra, he venido aquí a competir, no a estar de vacaciones. Mi familia sabe que tengo que estar centrada en lo mío. De hecho, me quedo en un hotel y no en mi casa. Eso sí, nadie me quita la alegría de ir por la calle y que toda la gente me anime, me apoye y me pida fotos.

Es una jugadora física, pero, ¿mentalmente también se encuentra bien?
Sí, me encuentro perfectamente y no veía las ganas de empezar.

¿Cuál es el objetivo en este Europeo?
Está claro que es la victoria, pero también quiero disfrutar en mi tierra junto a toda mi gente.

¿Cuál es el papel en el deporte actualmente?
A día de hoy es bastante importante. Ya se notó en los Juegos Olímpicos de Londres, pero se refrendó, sobre todo, en los de Río. En ellos, las mujeres sacamos más medallas que los hombres. Creo que la mujer, hoy en día, es muy importante para el deporte español.

Y usted es una de las protagonistas de ese boom...
Sí. Para mí es un orgullo aportar mi granito de arena y que muchas mujeres se fijen en características mías.

¿Se considera entonces un espejo donde se miran muchas?
Podría decir que sí [risas]. Me siento orgullosa de que la gente se fije en mí y en los valores que muestro en la pista y que yo tengo.

Aunque quede muy lejano, ¿sigue marcándose el objetivo de llegar bien físicamente a los Juegos de 2024?
Lo pienso y quiero llegar en buenas condiciones, pero sé que primero me quiero centrar en los Juegos de 2020, que son los que tenemos más cerca. Ya llegarán los de 2024.

Hablando de futuro, ¿le da tiempo a pensar a largo plazo y verse cuando acabe su carrera deportiva?
Sé que esta vida (la deportiva) es muy corta, así que quiero disfrutar al máximo de lo que me quede y ya se verá lo que hago en un futuro. Lo que sí tengo claro es que desvincularme del bádminton al cien por cien no podré hacerlo porque me siento muy unida a él.