Carolina Marín
Carolina Marín, en un lance del Mundial de Bádminton. EFE

La ausencia de la selección española en el Europeo de Bádminton Mixto de Bélgica, derivaba de un enfrentamiento entre los jugadores y la federación por diferentes criterios en la negociación de una normativa sobre los derechos de imagen, sigue dando de qué hablar a un día de que se reúnan las partes “en litigio” en el Consejo Superior de Deportes.

Después de que la Federación Española argumentase que había contado con la colaboración de los representantes de Carolina Marín, a la postre actual campeona del mundo, y que consideraba estratégico ese trabajo conjunto, el entorno de la propia jugadora onubense desmintió este jueves tal situación.

Según sus representantes, en una nota remitida a los medios de comunicación este jueves, Marín ni participó ni aprobó en la elaboración de esta nueva normativa de cesión de derechos de imagen, por lo que no dudaron en calificar de “radicalmente falsa” la versión difundida por la federación. “Carolina no ha participado en la elaboración de la normativa controvertida ni, mucho menos, aceptado ni dado su aprobación a la misma”, manifiestan.

Annapurna Sport Team, empresa que representa a Marín, ha solicitado a la Federación que rectifique de manera inmediata la información suministrada, pues esa falsedad “agrava” un conflicto que ha cogido al mundo del deporte completamente por sorpresa.