Carlos Sainz
Carlos Sainz, por delante de Pierre Gasly durante el GP de Hungría. McLaren

Una de las grandes actuaciones del GP de Hungría no se vio en televisión. Carlos Sainz logró un buen 5º puesto, después de una gran salida, una acertada estrategia y una enorme defensa sobre un piloto con un coche teóricamente mejor, Pierre Gasly y su Red Bull.

La realización de la carrera húngara, que depende (como todas) de la televisión local, prefirió centrarse en otras luchas, como la protagonizada por Kevin Magnussen y Daniel Ricciardo por el 14º puesto. Habida cuenta de que Sainz y Gasly pugnaban por el quinto, es difícilmente comprensible su ausencia de planos en televisión.

En la retransmisión de Movistar+, a cargo de Antonio Lobato, el periodista asturiano se desesperaba. Durante la carrera, mientras por la pantalla principal se veía la pelea entre Magnussen y Ricciardo, él iba narrando con los tiempos y la cámara 'on-board' lo que iba viendo. En el análisis posterior de la carrera por el citado canal, Iñaki Cano, presentador del programa, sólo pudo pedir disculpas aunque dejó bien claro que Movistar no era el responsable, sino la FOM y la organización de la carrera.

Hasta el propio Sainz se ha visto sorprendido por la situación. Tras la carrera, al micrófono de Noemí de Miguel, respondió con un irónico "¡Qué extraño!" cuando le dijeron que, como en Austria, aquí tampoco le enfocaron las cámaras. Después de la carrera, el propio Sainz tuitó al respecto.

Los aficionados mostraron su apoyo a Lobato por twitter, ya que tampoco comprendían cómo podía ser que no fuera hasta el final cuando se mostraran las primeras imágenes del piloto de McLaren.