Carlos Pauner afronta el Everest, el último 'ochomil' que le falta para completar los catorce

  • El mayo afrontará los 8.848 metros del techo del mundo sin oxígeno.
  • En España sólo Oiarzabal y Iñurrategi han completado los 14 sin su uso.
  • Edurne Pasaban, quien también ascendió los 14, lo empleó en el Everest.
El montañero aragonés Carlos Pauner, durante la presentación de su expedición en Zaragoza.
El montañero aragonés Carlos Pauner, durante la presentación de su expedición en Zaragoza.
JAVIER CEBOLLADA / EFE

El montañero aragonés Carlos Pauner pretende culminar la ascensión sin oxígeno a los catorce ochomiles el próximo mes de mayo con el intento a la cima más alta del mundo, los 8.848 metros del Everest. Junto al también aragonés Raúl Martínez, en lo que ha calificado como "la mínima expresión de un equipo", Pauner partirá este próximo jueves hacia Katmandú para iniciar un asalto por la vertiente sur entre el 20 y 30 de mayo, fechas en las que habitualmente aparece "una ventana de buen tiempo".

El himalayista jacetano reconocía este lunes que precisará de "un punto de suerte con la nieve y el tiempo" para poder culminar su proyecto de los catorce ochomiles que arrancó en 2002 con el respaldo del Gobierno de Aragón, aunque previamente ya había conquistado el Makalu (8.463) y el K-2 (8.611). Pauner destacó que la ascensión al Everest con oxígeno es "fácil" mientras que hacerlo sin ayuda artificial se convierte en un reto "extremadamente difícil" en una montaña que está "por encima de las montañas, es casi un nueve mil", en la que únicamente el uno por ciento de los que hollan su cima lo hacen sin su uso.

La mejor aclimatación

Hasta el momento en España tan solo el alavés Juanito Oiarzabal y el guipuzcoano Alberto Iñurrategi han completado los catorce ochomiles sin oxígeno. La guipuzcoana Edurne Pasabán también completó la escalada a las catorce montañas más altas del planeta, aunque en el Everest empleó oxígeno. Pauner ha reconocido que la experiencia acumulada en los últimos años le hace viajar al "Sagarmatha", como se conoce en Nepal a la cima más alta del mundo, con la estrategia muy clara y que seguirá en todo momento para conseguir "la mejor aclimatación posible", además de intentar evitar problemas en dos de los puntos más conflictivos de la ascensión por la acumulación de expediciones comerciales: en la llamada banda amarilla, a unos 7.500 metros; y en el espolón Hillary, a 8.760 metros.

La complicación de ascender sin oxígeno al techo del mundo lo confirma el hecho de que entre los doscientos alpinistas, aproximadamente, que alcanzaron su cima  en 2012"solo uno, aunque no está completamente confirmado, lo hizo sin oxígeno". De hecho, algunos conocidos alpinistas que lo intentaban sin oxígeno como Silvio Mondinelli o Simone Moro, según ha comentado Pauner, tuvieron que darse la vuelta en el escalón Hillary por la aglomeración de gente y el riesgo de congelaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento