Saltar desde más de 27 metros a una piscina suena a locura, pero para Carlos Gimeno es una pasión y, a la vez, un reto. Esta semana, este grancanario de 25 años está participando en las pruebas que dan acceso a las Red Bull Cliff Diving World Series -el primer español que lo hace- y afronta esta aventura con ilusión y como una experiencia para dedicarse a ello durante años, con el sueño de los Juegos Olímpicos en el horizonte

En su primera competición, este jueves, el clavadista español obtuvo el puesto 13 (compiten 17), lo que le aleja de los cinco primeros puestos que dan acceso a las World Series, pero para él lo importante es demostrar que tiene nivel para codearse con los mejores y coger experiencia (es el único novato) para volver con más fuerza el año que viene. 

¿Cómo está yendo hasta ahora la competición?
Son dos competiciones, este sábado tengo la segunda y se suman los puntos de las dos competiciones. Ayer (jueves) era la primera vez que competía y no me salió muy bien, quedé el 13 de 17, pero a pocos puntos del séptimo. Se clasifican cinco, está bastante difícil porque hay bastante nivel y es mi primera competición. Aun así, espero hacer una buena competición y lo importante es haber sido seleccionado para participar aquí, porque esto te da acceso al campeonato del mundo, a la Copa del Mundo, a hacer algo con la Federación española e ir alguna de las competiciones de Red Bull con una wild card. Este año va a haber una en Bilbao en septiembre y casi seguro que iré, y puedo ir a dos, tres o cuatro competiciones si quedo entre los 10 primeros.

Esto me abre muchas puertas para muchísimas competiciones

Esto le abre las puertas también entonces a su participación en el Mundial y los Juegos de Río (va a ser deporte de exhibición).
Sí, esto me abre muchas puertas para muchísimas competiciones.

Fue miembro del equipo español de salto de trampolín. ¿Ahora a qué se dedicaba?
Estuve desde los 10 hasta los 18 en salto de trampolín normal, después ya lo dejé un par de años para dedicarme a los estudios (Trabajo Social) y después, hace un año y pico, me puse el reto de prepararme para ser seleccionado por Red Bull para estos. Aquí me ha traído perseguir un sueño, las ganas de trabajar para lograrlo, y he seguido los pasos para conseguirlo. Me tuve que ir a Italia para hacer saltos de 25 metros para grabarlos y enviarlos a Red Bull, como ellos piden. Estuve allí trabajando y haciendo los saltos.

Hay que estar muy en forma para hacer este tipo de saltos. ¿Cuánto tiempo de entrenamiento le dedica?
Ahora mismo estoy entrenando unas tres horas y media diarias, porque también tengo las prácticas de la carrera por la mañana. Tengo que combinar las dos cosas.

¿Es complicado compaginar un entrenamiento tan duro con las prácticas?
Un poquito, sí, no paro. De 9 a 2 estoy en las prácticas y después entreno de 4 a 7 y media u 8. Estoy todo el día liado.

El salto equivale a un octavo piso. Se ve muy, muy alto

No me diga que no tiene ni un poco de miedo antes de lanzarse desde esa altura.
Sí, son 27,7 metros. Los primeros saltos que haces sí que te da impresión, está bastante alto. Pero una vez que te tiras varias veces se te va quitando el miedo, lo importante es que en tu cabeza lo tengas claro. Nosotros trabajamos el tema de la visualización, si el salto lo tienes claro en la cabeza, entonces ya es solo calcarlo en el aire. Si tu mente está clara y estás 100% seguro, hazlo. Si tienes inseguridad, no lo hagas, una caída desde ahí te puede suponer hasta la pérdida de la vida si caes mal.

¿Ha tenido algún susto?
De momento, gracias a Dios, no.

¿Le entra algo de vértigo antes de lanzarse?
Un poquito sí que tienes, porque equivale a un octavo piso. Se ve muy muy alto. Pero cuando estás seguro de ti, no hay problema.

¿Qué velocidad se llega a alcanzar?
Los 85 kilómetros por hora.

Al caer tiene que doler, aunque la entrada sea limpia.
Siempre duele. Si no es la planta del pie es algún lado del pie, y también si caes un poco corto o pasado te duele el pecho o la espalda. Tienes que entrar perfectamente recto y aun así siempre te va a doler un poco, el impacto es muy fuerte.

¿Dónde le gustaría estar dentro de un año, un objetivo?
Mi objetivo es este año coger experiencia haciendo competiciones como esta, después la Copa del Mundo en México, luego el campeonato del mundo en Kazán, que sirva todo como toma de contacto. Y ya el año que viene estar preparado para acceder a todas las competiciones del World Series, que es para lo que estoy aquí ahora, pero como toma de contacto. Soy el único de los 17 que no ha competido nunca aquí, soy el novato, hay mucha gente con experiencia y recorrido, hay mucho nivel. Tenía posibilidades, pero en la competición no me salió la entrada al agua como quería. Eso, unido a mi inseguridad por ser mi primera competición, me ha complicado todo. Lo importante es que sé que puedo estar entre los cinco primeros, he visto el nivel y lo tengo para estar entre los mejores. El objetivo a largo plazo serían los Juegos Olímpicos de 2020.