Dani Ceballos
Dani Ceballos, del Real Madrid, ante Alexis Sánchez, del Manchester United, durante un partido de la Copa Internacional de Campeones, el Estadio Hard Rock de Miami Garden, Florida (EE UU). JOE SKIPPER / EFE

El Real Madrid de Julen Lopetegui ha echado a andar en su estreno de pretemporada con un partido ante el Manchester United en el que perdió por 2-1, y que estuvo marcado por varios puntos positivos, pero que también ha dejado deberes de carácter urgente para los próximos encuentros del club blanco.

Era el primer partido y pocas ideas se han podido extraer más allá de las valoraciones individuales positivas que han dejado algunos de los jugadores. Entre lo mejor, la jerarquía de Ceballos, la presencia de un incombustible Odriozola y el gran gol de Benzema, que parece erigirse como nueve tras la marcha de Cristiano.

A ello se ha sumado también la buena actuación de los jóvenes Fede Valverde, en la primera parte, y Martin Odegaard tras la reanudación. El noruego ha dejado unos segundos cuarenta y cinco minutos bastantes optimistas pidiendo el balón y siendo protagonista de varias oportunidades de peligro. Savia joven a la que se ha unido el atrevimiento de un Vinicius, quien era una de los grandes atractivos y que ha dejado destellos por atrevimiento, sobre todo en los momentos en los que ha tenido la oportunidad de encarar.

Sin embargo, como han sido de evidentes los puntos positivos, también ha habido una cara opuesta. Y es que la endeblez defensiva es lo que, seguramente, va a traer de cabeza a Lopetegui. Los dos goles del United han llegado por dos despistes de la zaga y Theo Hernandez ha sido el gran señalado. El lateral, a quien le han ganado fácil la espalda en el primer gol, ha dejado la sensación de haber jugado con la cabeza puesta ya en otro sitio. Solo la asistencia a Benzema ha mejorado sus prestaciones durante el encuentro.

Puntos a tener en cuenta en el nuevo Real Madrid que deja un sabor agridulce tras su primer partido de pretemporada.