Cánticos racistas de los ultras interrumpen el Bulgaria-Inglaterra que termina en una abultada goleada

  • El árbitro detuvo el partido a los 27 minutos de juego.
Ultras búlgaros en el stadio Natsionalen Vasil Levski durante partido contra Inglaterra.
Ultras búlgaros en el stadio Natsionalen Vasil Levski durante partido contra Inglaterra.
EFE

El partido entre Bulgaria e Inglaterra de clasificación para la Eurocopa 2020 dejó una goleada del combinado británico (0-6), pero quedó marcado por la interrupción provocada por los los cánticos racistas de un sector de la grada del estadio Natsionalen Vasil Levski de Sofía.

El parón se produjo en el minuto 27 de partido, cuando los ingleses ya ganaban 0-2 y una parte de la grada comenzó a entonar lemas raciastas contra jugadores rivales como Rahemm Sterling, Marcus Rashford y Tyrone Mings.

El comportamiento de los ultras búlgaros obligó al colegiado croata Ivan Bebek a parar el choque, que se mantuvo interrumpido durante varios minutos.

La megafonía del estadio solicitó que cesarán dichos cánticos racistas y tres minutos después se reanudó el juego.

El Natsionalen Vasil Levski ya fue clausurado parcialmente el pasado 19 de julio por una sanción de la UEFA impuesta por motivos similares. De hecho, el estadio tuvo que mantener 5.000 localidades vacías por una sanción anterior y aún debe cumplir otra frente a la República Checa el 17 de noviembre, cuando dejará de contabilizar 3.000 de sus asientos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento