Juan Carlos Navarro
Juan Carlos Navarro, durante el homenaje que recibió en el Barcelona-Real Madrid de Euroliga. EFE

Tras la polémica final de la Copa ACB, el encuentro entre Barcelona y Real Madrid de baloncesto de la Euroliga sirvió no sólo para limar asperezas, sino también para que Juan Carlos Navarro recibiese su merecido homenaje. En un Palau blaugrana abarrotado, la 'Bomba' vivió uno de los momentos más emocionantes desde que colgó las botas, y tanto rivales como compañeros y aficionados se rindieron a él, en la retirada de su ya legendario '11'.

La imagen de Felipe Reyes, rival y sobre todo amigo de Navarro, entregándole una placa fue uno de los momentos que más recordarán los presentes.

El propio Navarro no pudo evitar emocionarse. "Me llevo muchos recuerdos, todos buenos, muchos compañeros, muchos amigos. Ha sido una carrera excelente, he intentado dejarme la piel siempre por este club y os echaré de menos", dijo el excapitán del Barcelona, emblema del equipo, que no pudo evitar llegar a la lágrima cuando recordó a su padre, fallecido el pasado mes de noviembre y que obligó a posponer el homenaje previsto hasta este viernes.

"De pequeñito, cuando mi padre me montó una canasta en el patio de casa, ni en mis mejores sueños podría pensar que estaría aquí en mi nueva casa, el Palau Blaugrana, con todos vosotros. A mis hermanos, mi madre, mi familia y sobre todo a ti, papá", dijo un Navarro, que acabó ovacionado por todo la cancha.

El '11' de Juan Carlos Navarro es el cuarto dorsal del equipo de baloncesto del Barcelona que cuelga en lo más alto del pabellón, junto al '15' de Juan Antonio San Epifanio 'Epi', el '4' de Andrés Jiménez, el '7' de Nacho Rodríguez y el '12' de Roberto Dueñas.