Luis Enrique
Luis Enrique dirige un entrenamiento de la Selección española. EFE

Que Luis Enrique es un técnico de carácter no sorprende a nadie. Por eso, en apenas dos días al frente del equipo nacional, ya ha dejado entrever que la evolución que va a imprimir a la Selección española va mucho más allá de los nombres que vayan en cada convocatoria o la táctica que vaya a usar sobre el terreno de juego.

Luis Enrique quiere imprimir su sello desde el principio, y en todos los campos que pueda. Desde los horarios, pasando por viajes, relación con la prensa e incluso las horas de alimentación, en apenas 48 horas ya se han visto cambios notables con respecto a las épocas previas de Vicente del Bosque y Julen Lopetegui.

Entrenamientos a primera hora

Una de las grandes críticas que hubo en el último Mundial bajo el mando de Hierro, y en las concentraciones previas con Lopetegui, es que los desayunos se convertían en tertulias de horas y horas de los jugadores. Luis Enrique ha decidido que los suyos se pongan al 'tajo' cuanto antes, y los entrenamientos se han planificado a las 10:00h. Desde la época de Aragonés, cuando se entrenaba desde las 10:30h, los jugadores no madrugaban tanto.

Relación justa con la prensa

Luis Enrique y la prensa, una relación de amor-odio con mucho más de lo segundo que de lo primero por ambas partes. El técnico no quiere que los periodistas metan mano en el día a día de la Selección, hasta el punto de que no habrá ni los tradicionales 15 minutos abiertos a la prensa en los entrenamientos que programe a puerta cerrada. Tampoco tiene previsto conceder entrevistas durante las concentraciones, y sólo saldrá en las rueda de prensa obligatorias que impongan FIFA y UEFA.

Viajes sin parada en Madrid

En las concentraciones anteriores, entre los dos partidos, Lopetegui solía dejar un día libre a sus jugadores para que, entre encuentro y encuentro, se relajasen en Madrid, bien fuera por el día o por la noche. Ahora, Luis Enrique no quiere perder de vista a sus futbolistas: dormirán en Londres, donde se enfrentarán a Inglaterra el sábado, y viajarán directos a Elche, donde se las verán con Croacia el martes, sin pasar por Madrid.

Prohibidos los móviles en las comidas

Tanto Lopetegui como Del Bosque eran mucho de hablar y negociar con los jugadores de peso en el vestuario. Ahora, esa comunicación bidireccional se ha acabado: Luis Enrique ordena, los jugadores acatan. El control que quiere implementar es tal, que incluso ha prohibido los móviles durante las comidas: no quiere que reciban ningún 'input' que pueda perjudicarles en la concentración.

Nuevo mobiliario en Las Rozas

El control de Luis Enrique llega hasta el punto de que ha llevado a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas su ya famoso andamio. Se trata de una plataforma, que ya usó en su época del Celta o el Barcelona, desde la que ve el dibujo táctico que sus jugadores emplean durante los partidillos. No es el único mobiliario nuevo: también va a colocar lonas en los laterales de los campos de entrenamiento, para evitar que la prensa pueda ver nada durante las sesiones programadas a puerta cerrada.