Ramón Calderón
El presidente del Real Madrid, Ramón Calderón (c), junto a otros miembros de la junta directiva, en la Asamblea General Extraordinaria. (Efe)

El presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, vivió momentos difíciles ante los socios compromisarios del club en la Asamblea General Extraordinaria para aprobar los nuevos estatutos del club. Los socios cuestionaron "la legalidad", "la ética" y "la democracia" de la propuesta. Parte de los asambleístas llegaron a pedir entre gritos su dimisión.

Además, los socios compromisarios rechazaron los nuevos estatutos propuestos por amplia mayoría: 682 votos en contra, 150 a favor y 34 abstenciones. La propuesta contemplaba, entre otras cosas, la modificación del voto por correo y la forma de elección de socios compromisarios.

Momentos antes de votar algunos de los 896 asambleístas presentes reclamaron el uso de urnas para emitir los votos, petición rechazada por la mesa al tratarse de una votación ordinaria por lo que se procedió a emitir el voto a mano alzada.

Clamor contra Calderón

La presencia de los socios en el estrado fue el tramo más acalorado de la reunión. Se escucharon abucheos y acusaciones de "vendido" para un socio que pidió el voto a favor y aplausos para los que mostraron su rechazo y cuestionaron la limpieza sobre la llegada de Calderón a la presidencia, cuya "dimisión" fue reclamada al unísono desde la sala.

El poder que los Estatutos conceden a la directiva y la forma de elección de los socios compromisarios, que para convertirse en tales no necesitarán presentar los tres avales actuales y en caso de superar o no alcanzar la cifra de socios para formar la Asamblea se procederá a un sorteo puro, fueron los aspectos más criticados.

"Estatutos a la medida de la directiva" o "los socios no son tontos" fueron algunas de las frases de la asamblea pronunciadas por los socios
"Hay cosas ridículas y anticonstitucionales. Quiebran el principio sagrado de votar para elegir. ¿Os imagináis que Zapatero o Rajoy dependieran de un sorteo y quedaran de manos de un bombo y una bolita?. Es un texto literalmente viciado. Debemos rechazarlo y si no lo hacemos nosotros
lo hará la justicia", afirmó el socio 15.242, Alberto Villaverde.

Afirmaciones como "estatutos a la medida de la directiva" y que son "un torpedo en toda la línea de flotación del patrimonio del club", fueron otras de las pronunciadas desde el estrado donde el vocal de la Plataforma Blanca, Rafael Valero (14.349), aseguró que los socios "no son tontos" y se cuestionó la generosidad de Calderón con Laporta, definido como "secesionista y antiespañol".

Frente a cuatro intervenciones a favor de los nuevos Estatutos, el momento más hostil se produjo durante la décimo tercera, cuando intervino el socio numero 55.476, que recriminó al presidente "haber dejado sin votar a diez mil socios" en las últimas elecciones y llevar al club reiteradamente a los juzgados.

Mientras el orador reclamaba al presidente que le "mirara a la cara", los gritos de "dimisión" resonaron por dos veces en la sala, donde fue muy difícil escuchar las siguientes intervenciones de dos compromisarios que se aventuraron a pedir el voto a favor.