Mikel Landa
Mikel Landa, en el Tour 2019 EFE

Mikel Landa volvió a tener mala suerte. El corredor de Movistar se fue al suelo cuando restaban 19 kilómetros para la meta de la décima etapa del Tour y entró con más de dos minutos de retraso con respecto al grupo de cabeza.

Landa se vio perjudicado por el afilador que hicieron Barguil (Arkea) y Alaphilippe, es decir, choque de ruedas entre ambos, y cayó a la cuneta. Afortunadamente, el español pudo continuar pese a la velocidad a la que se fue al suelo, pero entró a 00:02:08 de Van Aert, el ganador de la etapa, y ya está a 00:04:15 del líder, precisamente Julian Alaphilippe.

Al término de la etapa, varios periodistas preguntaron a Valverde y Quintana, compañeros de equipo de Landa, por el accidente, pero ninguno arrojó luz. Landa, muy enfadado, tampoco quiso hacer declaraciones.

Mikel Landa, según informaron los médicos de Movistar a los periodistas desplazados a Francia, no reviste secuelas de gravedad aunque tiene golpes por todo el cuerpo.

Con el tiempo pérdido por Landa tras la desafortunada caída, todo apunta a que a partir de ahora Nairo Quintana será el jefe de filas indiscutible en lo que resta de Tour para el equipo Movistar. El colombiano está octavo en la general, a dos minutos y cuatro segundos de Alaphilippe.

Barguil admite su culpa aunque acalara que "no fue voluntario"

Pese a que las primeras imágenes parecían revelar que se trataba de Romain Bardet el que hizo el afilador con Alaphilippe, finalmente se trataba de Warren Barguil, tal y como aclaró en Twitter el propio ciclista francés del ag2R.

Por su parte, Barguil se mostró afectado ante la prensa por la caída de Landa: "Estoy triste por la caída de Mikel Landa. Me desequilibré al tocar la rueda de Julian Alaphilippe y toqué a Mikel, que me iba adelantando por la izquierda", dijo.

"Íbamos muy deprisa, no ha sido un acto voluntario. Me he salvado de la caída de milagro, lo contrario de lo que le ha sucedido a Mikel. Espero que no sea nada", añadió Barguil.