Cabañas
Salvador Cabañas, con la camiseta de Paraguay. REUTERS

El futbolista paraguayo Salvador Cabañas sigue evolucionando favorablemente de las lesiones provocadas por el disparo en la cabeza, recibido hace diez días en México, e incluso ha sido capaz de sentarse en un sillón, según indica el último parte médico.

"Cabañas ya se sienta en un sillón y está tomando su alimentación. Tenemos que seguir apoyándole", dijo el neurocirujano mexicano Enrique Martínez, quien operó a Cabañas tras recibir un balazo el 25 de enero en un bar de la capital mexicana.

El jugador paraguayo fue visitado en las últimos días por autoridades de la fiscalía

Martínez destacó que Cabañas ya "habla, obedece órdenes y mueve sus extremidades sin ningún problema mayor" y que este miércoles no tiee síntomas de infección que estén relacionados con la lesión.

El médico confirmó que la tomografía más reciente, que se le hizo al jugador paraguayo, ha permitido observar que todavía hay presencia de sangre en la cavidad ventricular del cerebro, por lo que se le colocará un sistema de drenaje por cuestiones de seguridad. "Le vamos a poner el drenaje y, cuando tengamos la seguridad de que no lo necesita más, lo removeremos", apuntó el neurocirujano.

El médico señaló que el jugador paraguayo fue visitado en las últimos días por autoridades de la fiscalía de la capital mexicana para tomarle declaración por los hechos en los que fue herido en la cabeza el pasado 25 de enero en un bar de la capital mexicana.

Martínez precisó que Cabañas respondió sus datos generales y su lugar de nacimiento, pero que los médicos forenses consideraron que no estaba en condiciones de hacer una declaración.