Caballo
Uno de los entrenamientos en La Zarzuela. (Jorge París)
Ya se siente la competición en el hipódromo de la Zarzuela.

Ayer por la mañana, algunos de los caballos más prometedores ultimaban sus entrenamientos. El domingo arranca la temporada de primavera del hipódromo madrileño (11.15 h.), en la campaña que recupera las pruebas nocturnas, después de 14 años sin ellas.

600 purasangres viven en las 109 hectáreas que ocupa el recinto. Hasta ahora, la mayoría es de origen extranjero, pero la idea es que cada año haya más españoles.

Estos equinos, de alzada alta y finos miembros, son estrellas y se les trata como a los grandes fichajes en el fútbol (un purasangre de carreras puede llegar a los 20 millones de euros). Sólo su manutención está en torno a los 1.000 euros al mes.

Además de entrenarlos, hay que cuidarlos, y tras una carrera suelen tener un mes de vacaciones. A su bienestar se dedican profesionales como fisioterapeutas o dentistas, porque son animales muy sensibles.

Te presentamos a dos de estas estrellas:

Baldoria (Ganadora del Gran Premio de Madrid 2006)

Una

Fina, elegante y hermosa, Baldoria es una yegua afable, de gran calidad, pero con un carácter fuerte.

Según su preparador, Mauri Delcher, "tiene genio y no le gusta que le obliguen a hacer lo que no quiere, pero es muy trabajadora y se deja manejar".

Nacida en Irlanda hace cuatro años, "mejora bastante su rendimiento con el calor". Segunda en el oaks, sorprendió al llevarse en el 2006 el Gran Premio de Madrid, un torneo que no ganaba una yegua desde 1973. Podría reaparecer en la Zarzuela el 29 de abril. Jorge Orcajada es su jinete.

Prince D'Orange (Ganador del G.Premio Antonio Blasco)

Dos

Este gran velocista llegó hace siete meses a España desde su país de origen, Francia.

Sólo ha corrido dos carreras en españa, y no le fue mal. Su porte poderoso no es lo único en lo que destaca.

"Es muy noble, tiene un carácter muy fácil en el box y en la pista", apunta Roberto López, su preparador. Puede dar muchas sorpresas este año.

"Es un campeón y en pista sólo quiere galopar, pero es obediente. Le da igual frío que calor, come de todo, es limpio...", apunta López. Reaparecerá el 22 de abril.