Kobe Bryant
Kobe Bryant, jugador de los Lakers, camino de los vestuarios. EFE

El escolta de los Lakers de Los Ángeles Kobe Bryant pidió este lunes la expulsión de la NBA del propietario de los Clippers de la misma ciudad, Donald Sterling, por sus comentarios racistas, mientras que tres compañías retiraron su patrocinio al equipo californiano.

Bryant aseguró en su cuenta de la red social Twitter que Sterling no debería seguir más como dueño de los Clippers.

Por su parte, CarMax, Virgin America y El casino Chumash informaron de que no seguirían dando su apoyo a los Clippers, aunque todavía no se conoce el resultado de la investigación que la NBA abrió para esclarecer la validez de unas grabaciones telefónicas de Sterling.

Virgin America asegegura que sigue "apoyando a los fanáticos y jugadores"En las mismas, difundidas por el portal TMZ, Sterling le pide a su novia, V. Stiviano, que no haga pública su relación con gente negra, y que no lleve a gente de esta raza a los partidos, tras publicar ella en su perfil de Instagram una foto junto a Magic Johnson, leyenda de los Lakers y miembro del Salón de la Fama.

CarMax, empresa dedicada a la venta de autos usados, no ha querido esperar a conocer detalles concretos de la polémica conversación privada, que fue grabada y filtrada a los medios de comunicación, y, a través de un comunicado oficial, informó sobre la retirada del patrocinio al equipo.

Virgin America, aerolínea de bajo costo, dijo que cortaba lazos con el equipo "mientras continuaba apoyando a los fanáticos y jugadores".

Chumash, casino que ha patrocinado al equipo durante las últimas cuatro temporadas, también dio a conocer la retirada por considerar que los supuestos comentarios racistas causan daño a grupos minoritarios de la sociedad.

State Farm, Kia y Red Bull han condenado las alegadas declaraciones, y dijeron que suspenderán su patrocinio y obligaciones de publicidad, después que hayan seguido el proceso de la situación que se ha creado y evaluar sus opciones.

La expulsión es complicada

Para el comisionado de la NBA, Adam Silver, la opción de expulsar de este organismo a Sterling es la más difícil, ya que primero tiene que confirmar con la investigación si las voces que aparecen en la grabación son del cuestionado y la de su novia, V. Stiviano.

La lucha legal para expulsar a Sterling podría costar millones de dólares antes de resolverseSe debe tener en cuenta que se trataba de una conversación privada, grabada sin consentimiento de las personas que hablan, algo ilegal en el estado de California, y que los Clippers son una empresa privada, propiedad de Sterling, a quien nadie puede obligar a vender el equipo.

Si Silver se decantara por esta opción, las ramificaciones legales y de patrocinadores en la NBA traerían gravísimas consecuencias de gestión para el resto de los equipos, además de una lucha legal que podría costarles millones de dólares antes de resolverse.

De ahí que, aunque los jugadores de los Clippers y del resto de la liga quieren la salida de Sterling de la NBA, su salida no será tan fácil.

Además, se desconoce cual será la postura de Sterling, de 80 años, una vez que conozca el proceso a seguir o las sanciones que le pueda imponer la NBA.

Un respiro a los jugadores

El entrenador de los Clippers, Doc Rivers, que rechazó el ofrecimiento de Sterling de conversar sobre el asunto, confirmó que le había dado descanso al equipo para que los jugadores pudiesen reflexionar y estar tranquilos junto a sus familiares y amigos.

"Es el momento de enfriar la cabeza, pensar de forma reflexiva y ver cual es el siguiente paso a dar", comentó Rivers. "No considere que fuese el momento indicado para escuchar a Sterling, tal vez más adelante lo deba hacer, aunque no tengo dudas que hizo los comentarios y tampoco tengo definido que haré en el futuro si él sigue al frente de la organización".

Debe haber un proceso justo, y que cada uno tenga la oportunidad de expresar su realidad"Creo que dijo todas esas cosas y hasta que no me digan lo contrario pensaré de la misma manera, pero también considero que debe haber un proceso justo, y que cada uno tenga la oportunidad de expresar su realidad", comentó Rivers, que de alguna manera admitió que el escándalo afectó al rendimiento del equipo el pasado domingo cuando perdió el cuarto partido en Oakland por 118-97.

"Han sido 48 horas muy difíciles y tenemos que centrarnos en estar presentes y tomar las decisiones correctas, sin importar lo que se hizo en el pasado en torno a Sterling, sino lo que se debe hacer en el presente", señaló Rivers cuando le preguntaron sobre el pasado "conflictivo" del dueño de los Clippers. "Debemos permanecer unidos todos dentro de la organización".

La liga ha programado una conferencia de prensa el martes por la mañana para abordar la investigación Sterling minutos antes que de comienzo la sesión de calentamiento y tiros a canasta, que tienen programados los Clippers, de cara al partido de la noche.

"Esta es una decisión muy importante y espero que sea un mensaje muy fuerte y creo que va a ser", destacó Rivers. "Voy a dejar que la liga haga lo que tiene que hacer y luego los jugadores y yo mismo tendremos una reacción".

Rivers dijo también que el no haber entrenado, aunque la mayoría de los jugadores llegaron para hacerlo, no afectaría al quinto partido, ya que es mucho mejor estar tranquilo de mente que el estado físico.

"Lo importante era saber que todos estaban en el lugar correcto y que se fuesen tranquilos a sus respectivas casas con sus familiares y amigos", señaló Rivers. "Estoy seguro que mañana todos, incluidos los aficionados apoyarán al máximo, como siempre lo han hecho al equipo, y los jugadores lo darán todo en el campo".

Otros que dan la espalda a Sterling

Rochelle, esposa del dueño de los Clippers, insistió en otro comunicado que la familia está "devastada" por los comentarios racistas que hizo su marido, que calificó de "despreciables" y llenos de "prejuicios".

"Estamos haciendo todo lo posible para apoyar y sostener a nuestro equipo, los Clippers", destacó el comunicado.

Por su parte, el presidente del capítulo de Los Ángeles de la Asociación Nacional para el Desarrollo de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), Leon Jenkins, aseguró que Sterling ya no sería considerado para recibir un segundo premio por su trayectoria en favor de las minorías, y que las donaciones hechas a la organización por Sterling serían devueltas.

El entrenador de los Warriors comentó con los jugadores de su equipo la manera de responder a los comentarios de SterlingTambién el cantante afroamericano Tank, que tenía previsto interpretar el himno estadounidense durante el quinto partido de la eliminatoria de la Conferencia Oeste, que los Clippers van a jugar este martes contra los Warriors de Golden State, en el Staples Center, aseguró que ya no lo hará como una forma de protesta.

El entrenador de este equipo, Mark Jackson, fue uno de los más "incendiarios" en sus comentarios, y dijo que su mensaje si el fuese aficionado sería el de "boicotear" el quinto partido de la serie que está empata a 2-2.

Cuando se dio cuenta que no había pedido lo mismo para el cuarto partido con los aficionados de los Warriors, Jackson rectificó y dijo que su consejo se hacía extensivo también a los seguidores de su equipo.

Pero el "boicot" a los partidos que restan de la serie con los derechos de televisión por medio y muchos millones en juego no es la mejor opción que podría asumir la propia NBA, que con toda seguridad no se habrá sentido muy "cómoda" al escuchar el consejo de Jackson.

"Como un hombre afroamericano, seguidor del baloncesto y que conoce la historia del deportes, lo positivo y lo negativo, no vengo al partido de mañana, si fuese un aficionado de los Clippers o de los Warriors".

Pero la realidad deportiva es que si los Warriors se clasifican, su equipo, y él mismo, que no tiene asegurada su continuidad en el cargo, consiguen importantes ganancias, incluidas las económicas, mientras que los jugadores de los Clippers serían los perjudicados.

De ahí, que el propio Jackson reconoció que la posición de los jugadores no es la misma que la de los aficionados, ya que a los profesionales les pagan por su trabajo en el campo y si no lo hacen no reciben dinero, como cualquier otro trabajador.

Jackson, también admitió que había comentado con los jugadores de su equipo la manera de responder a los supuestos comentarios racistas de Sterling, y dijo que la mejor sería la de luchar más que nunca en el campo sin importar aspectos de raza y centrarse en la dignidad e integridad del deporte.