Pablo Carreño
Pablo Carreño abandona la pista tras caer eliminado en el Open de Australia. EFE

Pablo Carreño perdió en el súper tie-break del quinto ser ante Kei Nishikori tras un exigente partido de cinco horas en el que el español mostró un gran nivel pero en el que terminó perdiendo los papeles.

Un punto polémico que el juez concedió al tenista japonés en la muerta súbita final del encuentro y que Carreño interpretó a su favor desató la ira del español que inició una sonora discusión con el árbitro.

Cuando se reanudó el partido tras el punto, Carreño perdió la ventaja de la que gozaba y Nishikori accedió a cuartos de final tras darle la vuelta al último y vencer por 6-7 (8), 4-6, 7-6 (4), 6-4 y 7-6 (8).

Carreño felicitó a Nishikori pero se marchó de la pista muy enfadado y sin ni siquiera dar la mano al juez, a quien le dedicó graves insultos -"hijo de puta" y "cabrón" se le escucha decir- que pueden costarle al asturiano una importante sanción por parte de la ATP.

Posteriormente, el tenista se arrepintió de haber reaccionado así: "Después de cinco horas de un gran partido he salido de la peor forma posible. Desafortunadamente cometí un error pero la gente que me conoce sabe que no soy así", aunque reiteró que no entendía por qué el juez no había ordenado repetir el punto de la polémica.

Pablo Carreño también pidió disculpas en Twitter después del partido:

El punto de la polémica, a partir del minuto 10:15.