Brasil - Jamaica
Las jugadoras de Brasil celebran uno de sus goles a Jamaica durante la Copa Mundial femenina de Francia 2019. EFE

La ausencia de Marta, la gran estrella de Brasil, no se notó en el campo gracias a la presencia de Cristiane. La futbolista del Sao Paulo marcó un memorable 'hat trick' que hundió a Jamaica.

La aportación de Cristiane fue clave, pero no menos que la de Andressa Alves. La futbolista del Barcelona ofreció todas sus virtudes para que las de Vadao se estrenasen de la mejor manera posible en la Copa Mundial femenina de Francia 2019.

Consciente de los problemas que han tenido otras selecciones a priori favoritas y de que el mejor antídoto contra los malos tiempos era salir a toda máquina, Brasil tuvo una magnífica puesta en escena. Su arranque de partido fue casi arrollador ante unas rivales que acusaban el debut. Pese a los problemas de lesiones, sin Erika, de vuelta a casa, y sobre todo sin Marta, en el banquillo, la 'canarinha' partió en Francia 2019 con un triunfo contundente después de salir al campo con una clara vocación ofensiva que apenas pudo contener el equipo de Hue Menzies.

Al cuarto de hora, la barcelonista Alves, muy móvil, cambió la banda derecha por la izquierda. Desde allí sacó un perfecto centro al área que aprovechó con un magnífico cabezazo Cristiane.

Las pupilas de Vadao superaban con fluidez a una Jamaica demasiado permeable. Debinha tuvo en sus botas el segundo tanto, pero comenzó el festival de la guardameta caribeña, Sydney Scheiner, quien incluso paró un penalti a Andressa Alves a los 38 minutos. Jamaica paralelamente había despertado con varias aproximaciones y disparos de Shaw que obligaron a Barbara a mostrar también su clase en la portería.

Ese dinamismo y juego rápido abría opciones a las caribeñas, que llegaron al descanso aún con opciones. En cambio, Brasil zanjó prácticamente el encuentro al inicio del segundo periodo con un nuevo centro de Andressa, desde la derecha, que remachó Cristiane en el segundo palo (m.50).

Jamaica se negó a rendirse antes de tiempo. Trató de reaccionar y volvió a llegar con peligro. Pero su falta de acierto, acompañada por la eficacia brasileña, se lo impidieron. Por contra, la artillera del Sao Paulo completó su triplete con un lanzamiento de falta directo (m.64).

Hacía así historia Cristiane. Era el primer 'hat trick' de una jugadora brasileña en un Mundial desde que lo consiguieron Pretinha y Sissi en el triunfo ante México (7-1) en la edición de 1999.

Vadao y sus chicas ya lo vieron claro. El técnico inmediatamente retiró del campo a Cristiane y Beatriz, y dio entrada a la benfiquista Geyse y a la atlética Ludmila, que tuvieron opciones para ampliar la ventaja, pero no pudieron volver a batir a una gran Schneider, la gran figura de las 'reggae girlz' junto a Shaw, cuyo estupendo partido no encontró recompensa.

Después de tantas dudas, sinsabores y racha de derrotas seguidas, Brasil presenta así sus credenciales a cuajar un buen Mundial con una faceta ofensiva temible, pero debe refrendarlo en los siguientes encuentros ante Australia e Italia.