Blatter
Blatter, presidente de la FIFA. ARCHIVO

La FIFA reiteró nuevamente este sábado su creciente preocupación por los preparativos de Brasil para albergar la Copa del Mundo de fútbol en 2014 y aseguró que esto ha provocado que el presidente del organismo, Joseph Blatter, cree un "expediente personal" sobre el tema.

Nos preocupa no haber recibido la confirmación de los requisitos impuestos

Las principales inquietudes que tiene la FIFA están relacionadas a la infraestructura y a algunos aspectos legales en la organización del evento. El Congreso de Brasil aún tiene que aprobar un proyecto de ley vinculado al Mundial, lo que le daría a la FIFA el control de los precios y distribución de la venta de entradas.

El cuerpo legal permitiría además que el organismo pueda aplicar sus normas en asuntos tales como la venta de productos piratas y los comerciantes callejeros que operan sin licencia. Uno de los puntos conflictivos del proyecto de ley es que la FIFA quiere que Brasil levante una prohibición respecto a la venta de alcohol en los estadios. El Gobierno de Brasil también quiere poner las entradas más baratas para estudiantes, jubilados y pueblos originarios.

"Nos preocupa que aún no hayamos recibido la confirmación de los requisitos impuestos para la Copa del Mundo", manifestó el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, tras una reunión del comité ejecutivo del organismo.

"Sin embargo, hay una reunión en el Parlamento la próxima semana en la que se debería aprobar el proyecto de ley que fue acordado en 2007 con el Gobierno de Brasil", agregó.

Valcke sostuvo que pese a que se han producido avances en las obras, aún hay algunos problemas relacionados con los aeropuertos y las carreteras, y por la falta de transporte público.

En un comunicado, la FIFA añadió que las preocupaciones se "han convertido en un expediente personal de la Presidencia de la FIFA".