Gradas Maracaná
Las gradas del estadio de Maracaná, medio vacías, el día de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. EFE / DEAN LEWINS

El Gobierno brasileño anunció este martes que cederá recursos públicos para ayudar en la organización de los Juegos Paralímpicos del próximo mes debido a que es garante del acuerdo por el que se le concedió a Río de Janeiro la sede del evento y por considerarlo de interés para el país.

"El aporte de recursos públicos es poco en comparación con la importancia del evento", afirmó en una rueda de prensa el ministro de la Presidencia de Brasil, Eliseu Padilha, al ser interrogado sobre la petición del Comité Organizador de los Olímpicos y los Paralímpicos de ayuda financiera para organizarlos.

El Comité Organizador admitió la semana pasada que necesitaba al menos 250 millones de reales (unos 75,8 millones de dólares) para ofrecer el "nivel de servicios" con el que se comprometió en los Paralímpicos y pidió ayuda pública ya que las ventas de entradas no llegaban entonces ni al 12% y los patrocinios eran escasos.

Padilha explicó que el Comité necesita al menos 400 millones de reales (unos 121,2 millones de dólares) para financiar sus gastos y que se comprometió a buscar 150 millones de reales (unos 45,4 millones de dólares) por su cuenta, por lo que necesitaría de ayuda públicas para el resto.

Lo que necesitaban para pagar los viajes de los atletas ya fue liberado y el resto será ofrecido por algunas estatalesSegún Padilha, el Gobierno federal de Brasil está dispuesto a ceder 100 millones de reales (unos 30,3 millones de dólares) y espera que la alcaldía de Río de Janeiro aporte los otros 150 millones de reales (unos 45,4 millones de dólares). Agregó que el Gobierno ya liberó una parte de la ayuda solicitada para que el Comité pueda pagar los gastos de desplazamiento de los atletas, lo que amenazaba el evento cuya inauguración está prevista para el 7 de septiembre.

Según el ministro, actualmente hay una negociación para que el resto de la ayuda pueda ser ofrecida en la forma de patrocinio por empresas estatales como la petrolera Petrobras, los bancos Caixa Económica Federal y BNDES, por la Empresa Brasileña de Turismo (Embratur) y por la Agencia de Promoción de las Exportaciones.

"El problema financiero ya fue discutido con el Comité Organizador y está totalmente solucionado. Lo que necesitaban para pagar los viajes de las delegaciones ya fue liberado y lo otro será ofrecido por algunas estatales", afirmó. Según Padilha, tras el éxito de los Juegos Olímpicos el Gobierno considera los Paralímpicos como otro evento de gran importancia, al punto que en su inauguración ya está prevista la participación del presidente brasileño, Michel Temer.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, afirmó que la ayuda pública es necesaria debido a que tanto el Gobierno de Brasil como el municipal son garantes del acuerdo por el que el Comité Olímpico Internacional (COI) le concedió la sede del evento a la ciudad. Tal compromiso, según el alcalde, obliga a los garantes a aportar los recursos que el Comité Organizador no pueda recaudar con la venta de entradas, derechos y patrocinios.

"El municipio no puede hacer gastos no previstos en un año electoral"

La ayuda tardó en ser liberada debido a que un juez vetó cualquier aporte de recursos públicos mientras el Comité Organizador no demuestre transparencia con sus gastos. La cautelar fue suspendida por un tribunal superior pero aún hay un veto de la justicia electoral, que impide al municipio de Río ceder recursos públicos a dos meses de las elecciones municipales.

"El tribunal electoral dice que el municipio no puede hacer gastos no previstos en un año electoral, pero esperamos que la decisión sea revocada porque no es todo el año que una ciudad organiza unos Juegos Paralímpicos", argumentó Paes.

Ni Padilha ni Paes se pronunciaron sobre lo que ocurriría si la Justicia no autoriza la transferencia de recursos. "No puedo pronunciarme sobre posibilidades", dijo Padilha. "Damos por hecho que la decisión será suspendida", dijo Paes.

El alcalde alegó que las ventas de las entradas para los Juegos Olímpicos también fueron lentas al comienzo y se aceleraron en vísperas del evento. Hasta la semana pasada tan sólo había sido vendido el 12 % de las 2,5 millones de entradas pero ese porcentaje ya llegaba al 17 % este martes, según el Comités Organizador.

Las dificultades financieras de los Juegos Panamericanos se producen en medio de la mayor recesión enfrentada en varias décadas por Brasil, cuya economía se retrajo un 3,8 % el año pasado, su peor resultado en 25 años.

"Organizar unos Juegos Olímpicos en plena crisis sin fondos públicos es un hito histórico del que nos enorgullecemos. Pero la baja venta de entradas y de patrocinios crearon un cierto problema para nosotros. Tras organizar los Olímpicos sin fondos públicos, la ayuda del Gobierno nos permitirá hace unos magníficos Juegos Paralímpicos", afirmó el vocero del Comité, Mario Andrada.