Un botín muy escaso
El centrocampista del Valladolid Borja intenta arrebatarle el balón a Taborda, autor del segundo gol del Deportivo. (Gallego / EFE)

El Real Valladolid cosechó ayer ante el Deportivo un empate que supo a poco después de lo visto durante los 90 minutos.

El equipo de Mendilíbar pudo adelantarse antes del minuto 20 por medio de Llorente, justo ante de que Sesma protagonizara la mejor acción del partido y pusiera en pie las gradas de Zorilla.

El Deportivo ni apareció en este primer tiempo.  El aplastante dominio de los vallisoletanos, sin embargo, no se concretó en goles hasta que un cabezazo de García Calvo plasmó la superioridad local al borde del descanso. La reanudación cambió el guión por completo. El conjunto de Lotina quiso el balón y pronto obtuvo su recompensa por medio de Taborda. El uruguayo, también con la testa, estableció el empate tras una indecisión de la zaga.

El Valladolid reaccionó gracias a Sisi, que recortó dentro del área e introdujo el balón fuera del alcance de Aouate. El tanto, que parecía definitivo, lo anolí poco después Riki con un afortunado disparo. Ogbeche tuvo el 3-2 en el descuento, pero el marcador ya no cambiaría.

«No se puede hacer todo bien»

El entrenador del Real Valladolid, José Luis Mendilibar, afirmó en la rueda de prensa posterior al encuentro contra el Depor, que se siente satisfecho con «las sensaciones del equipo, aunque es díficil hacer todo bien. En el primer tiempo dominamos totalmente el partido, pero en el segundo hemos corrido más detrás del balón, ya que nos ha costado más recuperarlo ». El técnico sí echó en falta que sus hombres no supieran «aguantar» con el 2-1 en el marcador.