Billie Jean King y Serena Williams
Billie Jean King (centro), entre Naomi Osaka (izquierda) y Serena Williams (derecha), tras la final del US Open de 2018. EFE

Serena Williams ha sido protagonista total en el US Open. Tras llegar a la final del torneo estadounidense y demostrar que ha recuperado su tono deportivo tras su reciente maternidad, han sido sus quejas hacia el juez de silla durante el encuentro contra Osaka lo que la han colocado de nuevo en el ojo del huracán.

La ex número 1 del mundo llamó "ladrón y mentiroso" a Carlos Ramos, después de que la sancionara por recibir consejo de su entrenador Patrick Mouratoglou durante el encuentro. Tras perder el punto, estalló. "Me levantó el pulgar y me dijo: ¡Vamos!. Yo no hago trampas para ganar. Preferiría perder. Sólo te lo digo. Me has robado, me debes una disculpa nunca hice trampas en mi vida, tengo una hija y sólo hago lo que es correcto. Eres un ladrón y un mentiroso. Me debes una disculpa", le dijo a voces la pequeña de las Williams.

Esta actitud le ha granjeado numerosas críticas, pero también apoyos. Serena Williams se ha convertido en una bandera involuntaria de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, especialmente después de que Roland Garros vetase su vestido postparto. La última en salir a defender la actitud de Serena es, ni más ni menos, que la mítica Billie Jean King.

En twitter, la histórica tenista estadounidense ha salido al paso no sólo del castigo que le impusieron a Williams, sino también la actitud que considera "doble rasero" entre hombres y mujeres.

Sobre lo primero, King escribió: "Muchas cosas han ido mal durante la final femenina del US Open de hoy. El 'coaching' (ayuda de los entrenadores) en cada punto debería estar permitido en el tenis. No lo está, y como resultado, una jugadora ha sido penalizada por las acciones de su entrenador. Esto no debería pasar".

Mucho más dura ha sido a la hora de referirse a lo que considera sexismo en el tenis y en el deporte en general. "Cuando una mujer se emociona, está "histérica" y se penaliza por ello. Cuando un hombre hace lo mismo, es "franco" y no hay repercusiones. Gracias, Serena Williams, por llamar la atención sobre este doble rasero. Se necesitan más voces que hagan lo mismo".