A 130 KM/H EN BICICLETA ¡Cuidado con los radares!
. Foto
¿Es posible circular por encima de los límites permitidos en nuestro país a base de pedales y sin otra asistencia extra? Pues sí, eso es lo que nos demuestra el canadiense Sam Whittinghan con su bicicleta especial carenada en la que pedalea completamente tumbado. La razón es que la resistencia aerodinámica aumenta con el cuadrado de la velocidad. En este tipo de competiciones algunos van con el cuerpo en sentido contrario a la marcha (como en la imagen), con un espejo para controlar la trayectoria, por ser una posición que corta mejor el viento. Pero al recordman no le hizo falta darse la vuelta.

Como el mismo Sam nos cuenta, «los dos agujeros que tiene el carenado para las ruedas crean 10 veces más resistencia que el resto de la bici. El carenado va tan ajustado al cuerpo que apenas queda oxígeno dentro para respirar, es un espacio claustrofóbico. En el récord de la hora tengo que buscar un equilibrio entre velocidad y posibilidad de respirar por medio de un agujero en el carenado que me hace más lento pero me proporciona el oxígeno que me permite seguir consciente».