Luis Fernández fue destituido ayer como técnico del Betis, a falta de una jornada para que concluya la temporada 2006-07, tras la vergonzosa derrota del sábado ante Osasuna (0-5), que colocó al equipo verdiblanco a un paso del descenso a Segunda División. La destitución del técnico hispano-francés se decidió en una reunión celebrada en el domicilio de Manuel Ruiz de Lopera, que casi fue asaltado por los aficionados tras el partido. El Betis no gana desde el 4 de marzo, en Riazor. Para suplir a Fernández en el banquillo el próximo domingo, ante el Racing, el Betis se ha decidido por Paco Chaparro, que dirige al filial.