Zidane y Benzema
Zinedine Zidane, de espaldas a Karim Benzema, durante un partido en el Santiago Bernabéu. EFE

Karim Benzema no es intocable. Por segundo partido de Champions League seguido, el delantero francés se quedó fuera del once de Zinedine Zidane, al que siempre se ha considerado su protector. Para el partido contra el Bayern de Múnich, el entrenador decidió apostar por Lucas Vázquez como titular.

Benzema ya había sido suplente en la vuelta de cuartos de final contra la Juventus. Aquella decisión no sorprendió tanto porque, a fin de cuentas, la eliminatoria estaba en ese momento muy inclinada ya del lado blanco (aunque la Juve luego volviera a equilibrarla). El titular en aquel partido fue Bale, que pasó por este trago dos rondas antes que su compañerp. El galés se fue al banquillo ya en la ida contra el PSG, cuando Zidane se decantó por Isco. En la vuelta apostó por Kovacic, Marco Asensio y el propio Lucas Vázquez. Si algo está demostrando el técnico es su personalidad para confeccionar siempre el equipo más adecuado para cada partido, por encima de nombres. De ahí que en Múnich llamara la atención la presencia de Bale y Benzema sentados en el banquillo hombro con hombro. De la BBC sólo quedaba la C en el campo.

"La suplencia de Gareth o Karim es lo que nos va a tocar hasta el final de temporada porque tengo que elegir y todos los jugadores son muy buenos”, explicó Zidane tras el partido. “Hay jugadores que lo están haciendo bien. Quedan partidos y Gareth piensan que no cuento con él, pero no es verdad".

Cinco goles en Liga y dos en Champions

Esta es, hasta el momento, la peor temporada de Benzema desde su llegada al Real Madrid, hace casi nueve años. Así lo dice su juego y aún más los datos. Suma cinco goles en 27 partidos de Liga y ni siquiera compensa el bagaje con la Champions, en la que su promedio era mucho mejor. En lo que va de torneo sólo ha marcado dos goles ambos en la visita al APOEL en la fase de grupos (0-6).

“Benzema está aportando cero”, opinó Steven Gerrard, sorprendido de que Zidane le diera entrada ante el Bayern antes que a Bale. Una nueva crítica desde las islas británicas, como la de Gary Lineker hace unos meses, cuando tachó a Benzema de "sobrevalorado". Zidane salió al paso de forma contundente y calificó como “vergüenza” aquellas palabras: “Benzema es el mejor de todos. No sé si la gente piensa que el nueve tiene que meter 50 goles. Karim no va a meter 60 goles, pero va a hacer 25 o 30 y va a dar 30”.

En lo que va de temporada, Benzema no se ha acercado a los 25 goles, pero tampoco a los 30 pases de gol. En el partido más importante de la temporada, Zidane le dejó fuera. Si alguna vez fue imprescindible, ha dejado de serlo.