Ben Johnson
Dos imágenes de Ben Johnson: en la actualidad (i) y durante la famosa final de los 100 metros en la que ganó a Carl Lewis y donde después dio positivo. (Archivo Reuters)

El ex récordman en los 100 metros lisos Ben Johnson ha asegurado que el uso de estimulantes ilegales entre los deportistas es algo "generalizado" y mostró sorprendido por el arrepentimiento de su colega Marion Jones, tras reconocer su dopaje en la Olimpiadas de Sydney 2000.

Johnson tampoco se sorprendió con la confesión de dopaje de Jones, al contemplarlo como algo común, por lo que espera que otros atletas reconozcan que hicieron trampa al usar drogas para mejorar su rendimiento. "Me lo esperaba", dijo Johnson sobre Jones.

"Yo creo que todos a nivel internacional usan drogas para mejorar su rendimiento y que es algo generalizado y que va a continuar", indicó el canadienses en una entrevista radialc on Al-Jazeera. "Mucha más gente va a confesar".

Johnson indicó que a los atletas de hoy en día se les hace más difícil esconder sus actos ilegales. "Las pruebas son mejores, y la gente que trata de esconder esta información estará en aprietos", afirmó.

Johnson ganó la medalla de oro y estableció un récord mundial de 9.79 segundos en los 100 metros de los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, pero luego arrojó positivo a esteroides y le arrebataron la presea y la marca.

El béisbol, en el ojo del huracán

Una serie de nombres de jugadores de las Grandes Ligas que estarían ligados al consumo esteroides, podría ser dada a conocer próximamente como resultado de la investigación que dirige el ex senador demócrata George Mitchel por encargo de la oficina del comisionado del béisbol profesional.

Hasta ahora han sonado con insistencia los nombres de Barry Bonds, de los Gigantes de San Francisco; Gary Sheffield, de los Tigres de Detroit y Jason Giambi, de los Yanquis de Nueva York; Rick Ankiel, de los Cardenales de San Luis y el tercera base Troy Glaus, de los Azulejos de Toronto, entre otros.