Bekele, el mejor de los correcaminos
Bekele, en Fukuoka (Japón). Reuters
Bekele, segundo de seis hermanos de una familia campesina, nació en 1982 en Bekoji, provincia de Arsi, al sur de Etiopía, cuna de campeones como Gebresselassie.

Comenzó a correr en 1997 en su séptimo año de escuela. Desde entonces, su palmarés ha corroborado que es el que más corre entre los que corren más (los africanos): oro en 10.000 metros en los Mundiales de 2003 y 2005, primero en la misma prueba de Atenas 2004 y ostenta los récords de 5.000 (12.37:35) y 10.000 (26.17:53).

El golpe más duro de su vida lo sufrió en 2005: Alem, su novia, fallecía mientras se entrenaban.

«El maratón puede esperar»

Después de renunciar al cross, los retos de Bekele se centrarán en los mundiales en pista, en superar sus propios récords mundiales y en sacarse la espina de la final olímpica de 5.000 metros de Atenas, en la que fue superado por Hicham El Guerruj. El maratón, la prueba reina del atletismo, «puede esperar. Sólo de verlo me canso», afirma el etíope.