El etíope Kenenisa Bekele logró, al fin, un doblete de fondo que se le había resistido en los cuatro últimos años al batir en el 5.000 m con una marca de 12:57.82, nuevo récord olímpico, a la formación keniana encabezada por Eliud Kipchoge y Edwin Soi, que le acompañaron en el podio.

Diez días después de revalidar su corona olímpica de 10.000, Bekele supo exprimir las fuerzas de su hermano Tariku y del otro etíope, Abreham Cherkos, para poner un ritmo duro a una carrera que remató en la última vuelta con su imbatible sprint largo.

Plusmarquista mundial de 5.000 y 10.000 metros, Bekele perseguía un doblete de fondo que se le había resistido. Lo intentó sin éxito en Los Mundiales de París 2003, donde ganó en diez y fue tercero en cinco, y volvió a intentarlo en los Juegos de Atenas 2004, donde fue obtuvo el oro en 10.000 pero fue segundo en 5.000.

Más apremiado que Bekele estaba el estadounidense de origen keniano Bernard Lagat tras su fracaso en 1.500, en cuya final ni siquiera estuvo. Los 5.000, distancia en la que también es campeón del mundo, le ofrecían la oportunidad de redimirse, pero volvió a fracasar. La final mundialista de Osaka 2007 discurrió a ritmo lento y permitió a Lagat sacar su terrible latigazo en la recta final para vencer a Eliud Kipchoge. La experiencia no cayó en el olvido para los etíopes, que endurecieron la prueba desde la salida.

Kenenisa se puso delante ya en la segunda vuelta. Pasó el primer mil en 2:45.49 y le relevó su hermano Tariku. El grupo seguía estirado pero compacto al ritmo marcado por los etíopes. Lagat marchaba arropado en el grupo y los dos españoles a cola. El tercer kilómetro se pasó en 8:00.85, un ritmo inaguantable para los dos españoles. Kenenisa aceleró y se llevó a los tres kenianos y a Lagat, pero este "murió" a tres vueltas del final. El último kilómetro planteaba un apasionante duelo entre Bekele y dos kenianos, Edwin Soy y Eliud Kipchoge.

Bekele apresuró las acciones al toque de campana y despejó toda incertidumbre. Abrió rápidamente un enorme hueco y se fue victorioso hacia la meta para ganar en 15:27.82. Alemayehu Bezabeh, etíope de origen que por primera vez competía por España, se estrenó con el undécimo puesto en la final olímpica de 5.000 metros, en la que el campeón de Europa, Jesús España, terminó decimocuarto.