Louis Van Gaal
Louis Van Gaal, entrenador del Bayern, celebra su primer título al frente del conjunto alemán. EFE/SEBASTIAN GABRIEL

El Bayern de Munich derrotó por 3-1 al Bochum, con tres goles de Thomas Müller, y sentenció prácticamente la Bundesliga, a falta de una jornada para el final.

El Bayern, con su victoria, le sacó tres puntos de ventaja al Schalke, que cayó por 2-0 en casa ante el Werder Bremen, y la ventaja de más de quince que le lleva en diferencia de goles hace que una remontada en la última jornada sea virtualmente imposible.

La conquista del título todavía no es oficial pero es claro que ahora la mira tiene que estar puesta en los otros dos que el Bayern quiere conquistar para coronar esta temporada loca que empezó con malos presagios y puede desembocar en la gloria.

Van Gaal ha pasado de estar al borde de la destitución a optar a tres títulos este año

El que haya sido Thomas Müller el jugador clave del partido definitivo en la lucha por el título tal vez le produzca una satisfacción adicional al entrenador Louis Van Gaal.

Müller -jugador de la cantera del Bayern- ha sido una apuesta personal del holandés que lo convirtió en titular indiscutible. El jugador le ha respondido con creces y de paso, a sus 20 años, se ha abierto las puertas de la selección absoluta alemana.

Al lado de Arjen Robben y de Ivica Olic, Müller ha sido a lo largo de la temporada uno de los jugadores claves del sistema de Van Gaal que ha dicho de él que "tiene que jugar siempre"

Hace apenas cinco meses, Van Gaal estaba al borde de la destitución. Ahora está en dos finales y tiene ya su primer título en el bolsillo y pronto tendrá que recibir su primera ducha de cerveza.

La victoria del Bremen les acerca a la última plaza de Liga de Campeones

El Bochum, con la derrota, tiene ahora en la última jornada una especie de final contra el descenso en su partido ante el Hannover 96 que hoy dio la sorpresa de la jornada al vapulear por 6-1 al Borussia Mönchengladbach.

El Werder Bremen, por su parte, dio un paso importante hacia la clasificación a la Liga de Campeones al consolidarse como tercer clasificado con la victoria ante el Schalke con goles de Mesut Özil y del portugués Hugo Almeida.

Ahora, los dirigidos por Thomas Schaaf le sacan dos puntos de ventaja al Bayer Leverkusen, que empató a casa a un gol con el colista Hertha Berlín cuyo descenso quedó definitivamente sellado.

El Hamburgo, mientras tanto, se sacudió de la frustración generada por quedarse por fuera de la final de la Liga Europa y respondió con una goleada por 4-0 ante el Nuremberg.

El sexto puesto, y con ello la clasificación a la Liga Europa, todavía es posible aunque depende de terceros. El Hamburgo necesita que el Stuttgart pierda en la última jornada contra el Hoffenheim y ganarle al Bremen en casa.