Un Atlético sin frescura ni garra se autoimpone la remontada ante el Bayer en el Calderón (1-0)

  • Spahic estrelló un derechazo en la cruceta de la portería de Moyá (min 25) y el meta local Leno desplegó reflejos felinos ante un disparo de gol de Tiago (min 45).
  • Las lesiones, una por las duras entradas locales, condicionaron los planes de Diego Pablo Simeone, quien tuvo que dar entrada a Jesús Gámez y Raúl García.
  • En la segunda parte se acumularían los problemas: la falta de ocasiones, la amarilla de Godín que le impedirá jugar la vuelta, la expulsión de Tiago.. y el gol.
  • Así te lo contamos | Estadísticas | Los octavos de final de la Champions.
El capitán del Bayer Leverkusen Lars Bender (dcha) pelea por el control del balón con el delantero croata del Atlético de Madrid, Mario Mandzukic (izda), durante el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en Leverkusen, Alemania.
El capitán del Bayer Leverkusen Lars Bender (dcha) pelea por el control del balón con el delantero croata del Atlético de Madrid, Mario Mandzukic (izda), durante el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en Leverkusen, Alemania.
Federico Gambarini / EFE

Un Atlético huérfano de frescura, sin ancla alguna en el medio del campo e intimidado por la anunciada intensidad en la presión de los locales, perdió en su visita al Leverkusen con motivo de la ida de su eliminatoria de los octavos de final de la Champions. Un emparejamiento donde está condenado a remontar en el Vicente Calderón. Y sin Godín ni Tiago, sancionados. Mal asunto tras un partido que fue un litigio eterno para los de Simeone.

Un duelo donde el Atlético emitió señales de incomodidad desde bien pronto y con constancia, donde apenas disfrutó de opciones de desplegar un contragolpe ante la contundencia, excesiva por momentos, con la que los locales percutieron sobre el ánimo visitante. En el feudo del equipo de las aspirinas, el Atlético sufrió una jaqueca constante. Hasta catorce faltas del Bayer frenaron a unos rojiblancos que, pugnas aparte, no estuvieron finos.

Con una presión muy avanzada, y mucha permisividad arbitral, el Bayer se acomodó en un campo donde tan pronto desplegaba un robo y contragolpe en tromba como se permitía algo de elaboración. Muchísima velocidad la germana y Bellarabi, todo un estilete. Andaba el Atlético perdido, errático, con Gabi y Tiago picándose en cuanto a imprecisiones o con el colegiado obviando rodillazos costales, impactos y pataditas. En un impacto se lesionaría Saúl y el brasileño Siqueira, impreciso este miércoles, tendría que salir también por molestias.

Sufrió el Atlético hasta para amasar un 30% de posesión mientras el Bayer, pese a la gran labor de Miranda y Godín atrás, ya había tanteado a Moyá con disparos lejanos, amagos de cabezazos, servicios que se pasean sin rematador e incluso balones blanditos que exigían a Mandzukic a sacar bajo palos. Apenas un cabezazo de Griezmann o un disparo lejano de Saúl eran los exponentes ofensivos visitantes hasta que, en el añadido del primer tiempo, Leno evitó un gol de Tiago en la que fue la mejor ocasión rojiblanca. En uno germano, tremendo, Spahic mandó el balón a la madera.  El 0-0 fue la mejor noticia.

El paso por los vestuarios no mejoró al Atlético en lo sustancial. Aunque se acercó más a la portería de Leno, era un Atlético sin intensidad ni contundencia. Un Atlético blando que se complicaría el porvenir europeo con el gol de Çalhanoglu, que aprovechó una gran jugada del veloz Bellarabi, y su asistencia, con la amarilla de Godín y con la expulsión merecida de Tiago. Un Atlético que rozó el drama con las ocasiones clarísimas marradas por Drmic o Papadopoulos, o una falta lejana firmada por Çalhanoglu, lances que encumbraron a Moyá como el mejor de los suyos.

Y con todo, rozó el empate: Fernando Torres, intrascendente en sus minutos, estrelló contra Leno un balón que le llegó; Godín casi remata un envío de Mandzukic y el propio Torres marcó de cabeza un tanto que anuló el colegiado porque había salido el balón tras el lanzamiento de córner de Griezmann. Dudoso, como todo el arbitraje, tibio en el rasero, capaz de errar hasta el lado de un saque de esquina inconfundible, de no ver faltas, de obviar manos germanas en las dos áreas y de fabricarse un saque de banda a favor del equipo que la había sacado fuera. Así se las gastó el checo ante un Atlético que, no obstante, no mereció ganar.

Ficha del partido

1 – Bayer Leverkusen: Leno; Hilbert, Spahic, Papadopoulos, Wendell (Rolfes, min 67); Gonzalo Castro, Bender, Bellarabi, Çalhanoglu (Brandt, min 86), Son; y Drmic (Kiebling, min 79).

0 – Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran, Godín, Miranda, Siqueira (Jesús Gámez, min 37); Gabi, Tiago, Saúl (Raúl García min 41), Arda Turán (Fernando Torres min 63); Griezmann y Mandzukic.

Goles: 1-0 (min 56): Çalhanoglu.

Árbitro: Pavel Kralovec (República Checa). Mostró cartulina amarilla a Papalopoulos (min 35), Wendell (min 57), Godín (min 59), Bender (min 61), Gonzalo Castro (min 87), Kiessling (min 88), Fernando Torres (min 88), Gámez (min 90+1). Expulsó, por doble amarilla, a Tiago (min 21 y min 75).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Champions League disputado en el Bay Arena de Leverkusen. Lleno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento