«Cada milla que navego hacia el este vislumbro los colores de nuestros mares, ya huele a mi tierra. Es algo que tengo que controlar, las sensaciones de la proximidad a todo lo familiar, y centrarme en el Pakea», declaró Basurko.