Marc Bartra
Marc Bartra, durante un partido de pretemporada del Betis. EFE

Marc Bartra es uno de los canteranos del Barcelona que ha sabido hacer carrera fuera del Camp Nou. El defensa es uno de los últimos talentos destacables que salió de La Masía, una de las escuelas de jóvenes talentos que más éxitos han dado y que, en las últimas fechas, ha agotado ligeramente su modelo.

En una entrevista a 'The Players Tribune', el internacional español relata cómo eran aquellos días. De sus palabras se desprende no sólo lo difícil que es llegar a despuntar entre tantos candidatos, sino sobre todo la presión a la que se ven sometidos niños de apenas 10 años hasta llegar a ser futbolistas de primer nivel.

"Yo vivía a 80 km de Barcelona. Siendo un niño de 10 años, tenía que coger un taxi o un coche que nos ponía el club y teníamos que ir a entrenar. Íbamos haciendo ruta pasando por varios pueblos. Teníamos casi dos horas en coche, y haciendo los deberes así en el coche", relata Bartra en el avance de la entrevista.

De aquellos años recuerda especialmente la dura competencia que había entre los chavales que intentaban buscar una oportunidad en 'Can Barça'. "Casi cada día o cada semana venían niños a probar. Les mirabas las caras y sabías que si tú no estabas como tenías que estar, al año siguiente estaría él y no estarías tú. Eso es una presión y una tensión que muy pocos niños lo pueden llegar a aguantar", admite un Marc Bartra que pone de ejemplo a alguien muy cercano a él.

"Mi hermano Eric fue uno de ellos. Estuvimos juntos nuestros primeros años en el Espanyol, fichamos los dos por el Barça y pasamos épocas muy buenas, pero ya en su último año él no... En el Barça empezó también un cambio brutal de crecimiento, creció mucho durante un verano y allí él empezó con muchas lesiones. Te hablo ya con 14 o 15 años: se enamoró también de una chica, muy jovencito... Mentalmente o estás, o te encanta o es el fútbol sí o sí, o te puede. Es duro", insiste.

La labor de 'scouting' del Barcelona es clave para sacar nuevos talentos y criarles en lo que llaman el 'ADN Barça'. Por eso, no sólo buscan en Catalunya o si quiera en España. "Cada semana o cada mes, venían muchos niños a entrenar con nostoros. Y niños que no venían del pueblo de al lado: de Inglaterra, de Israel... de toda Europa", rememora Bartra, que incide en un detalle. "Luego en los partidos cuando estás jugando, ellos ahí con una libreta. Eso es presión", admite.

Bartra salió del Barcelona en la temporada 2016-17, en dirección al Borussia Dortmund. La imposibilidad de tener minutos de calidad y la llegada de otros futbolistas le cerraron las puertas del club de toda su vida, y puso rumbo a Alemania. Tras una temporada y media allí, volvió a España para jugar en el Betis, donde ha encontrado la estabilidad y se ha convertido en un fijo.