El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu.
El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu. ACN

"Barcelona optará a organizar los Juegos de Invierno de 2022". El desafío de Jordi Hereu a la candidatura de Zaragoza-Pirineos provocaba en enero una sucesión de reacciones en cadena. Primero fue cólera: "El alcalde de Barcelona no está invitado". El regidor de la capital aragonesa, Juan Alberto Belloch, rechazaba así la visita de cortesía del primer edil catalán para explicar su intención de postular a la Ciudad Condal para los Juegos. El reproche sucedió al enfado: "A Hereu le falta espíritu olímpico", destacaba Belloch antes de rechazar la candidatura conjunta de Barcelona-Zaragoza-Jaca propuesta por el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzy. Y, finalmente, la impotencia se transformaba en rivalidad deportiva y resistencia psicológica. "La candidatura catalana ha galvanizado a toda la comunidad de Aragón".

Juan Alberto Belloch, alcalde de Zaragoza.

Es indiscutible que la propuesta de Barcelona afecta de pleno al proyecto olímpico de Zaragoza-Pirineos en la que se inscribe Jaca –eterna aspirante a la cita–. Sin embargo, Zaragoza ha convertido la rivalidad en un punto de fortaleza y se ha multiplicado su fe en la victoria. Antes de la candidatura de Barcelona, en Zaragoza se respiraba escepticismo. Ahora un halo de motivación sobrevuela la ciudad. "La gente había reaccionado con indiferencia a la candidatura. Barcelona nos ha hecho reaccionar", matizaba Belloch. Las ansias de superación impulsarán dos candidaturas competitivas que ubicarán a las dos ciudades en el centro de todas las miradas.

Ambas ciudades tienen tres años por delante para convencer al Comité Olímpico Español de las ventajas y excelencia de sus instalaciones, infraestructuras y capacidad organizativa. El COE decidirá en junio de 2013 la ciudad que represente a España frente al Comité Olímpico Internacionl. Mientras tanto, Juan Alberto Belloch y Jordi Hereu ultiman sus pócimas del éxito.

Precedentes nacionales

La postulación de dos ciudades españoles por unos mismos juegos olímpicos ya se ha producido hasta en dos ocasiones anteriores. El Comité Olímpico Español (COE) eligió en 2002 a Jaca en detrimento de Granada como candidata a los Juegos de Invierno de 2010. En el año 2003, el COE eligió a Madrid como candidata española para los Juegos de Verano de 2016 y descartó a la ciudad de Sevilla, que también había presentado su candidatura.

Zaragoza-Jaca 2022

A FAVOR:

Instalaciones. Garantía de nieve. Instalaciones modernas.

Apoyos. Las dos principales fuerzas políticas y los ciudadanos defienden la candidatura.

Comunicaciones. La autovía entre Zaragoza y Jaca comunica los centros urbanos con las estaciones de esquí en 1 hora y 30 minutos. El renovado aeropuerto de Zaragoza y el nuevo aeropuerto de Huesca.

Experiencia. La experiencia acumulada en los in-tentos frustrados  de Jaca y el estudio de candidaturas ganadoras.

EN CONTRA:

Pistas. Las estaciones de esquí del Pirineo aragonés no disponen de pistas homologadas para las grandes competiciones.

Nieve. La incógnita climatológica podría echar atrás al COI.

Tradición. Aragón carece de tradición competitiva y los deportistas de élite son escasos. Aunque Belloch ha anunciado un programa integral para formar a profesionales.

Hostelería. El COI calcula que unos JJ OO necesitan 23.000 habitaciones en un radio de 50 km de la sede. La ciudad de Zaragoza tiene 6.000. Debería duplicar su oferta.

Barcelona-Pirineos 2022

A FAVOR:

Tradición. Barcelona reutilizaría el legado de los Juegos Olímpicos del 92 en lo que concierne a infraestructuras, instalaciones y experiencia organizativa.

Marca. La marca Barcelona cuenta con gran atractivo y reconocimiento internacional.

Conexiones. La nueva T1 del Prat, el AVE y la ampliación del Puerto de Barcelona han mejorado las comunicaciones.

Hostelería. La planta hotelera de Barcelona es moderna y de precios moderados en com-paración a los de otras capitales europeas.

EN CONTRA:

Apoyos. La recesión económica exige políticas locales. Los ciudadanos rechazan de forma unánime la candidatura. El fracaso y del Fórum de 2004 es el precedente.

Distancias. Las pistas de esquí de La Molina y la Masella se encuentran a dos horas de Barcelona, lo que requerirá traslados para las pruebas de alta montaña.

Nieve. La calidad de la nieve es muy deficiente para realizar competiciones de esquí.

Economía. Preocupa el aspecto financiero. La deuda de Barcelona se elevará este año de 275 a 945 millones.