El Barcelona gana autoestima ante el Zalgiris
El jugador del FC Barcelona, Maciej Lampe (c), intenta avanzar ante la oposición de Arturas Milaknis (i) y Darius Songaila (d), del Zalgiris Kaunas. EFE/Alberto Estévez

Después de la última derrota liguera ante el Laboral Kutxa, el Barcelona ganó autoestima ante el Zalgiris Kaunas (89-72), en un partido en el que el pívot Ante Tomic -con 16 puntos y 34 de valoración- brilló con luz propia para que su equipo logrará la tercera victoria en el TOP 16 de la Euroliga.

Los azulgrana tienen suficiente con un brillante primer tiempo para vencer a los lituanos antes del decisivo duelo del próximo jueves ante el Real Madrid, en el que se pondrá a prueba su madurez a domicilio, donde aun no han conseguido vencer en la segunda fase de la Euroliga.

Comentaba Xavi Pascual en la previa que el control del juego interior lituano sería una de las claves del duelo. Por ello, desde el minuto sus pupilos apretaron en defensa a Jankunas y Javtokas -los interiores del Zalgiris- y buscaron en ataque la clase de Tomic y Doellman bajo los aros.

El croata y el estadounidense edificaron los cementos del primer parcial destacables (10-2, min.4), si bien la base del juego azulgrana se fundamentaba en defensa, con un Tomic imperial en el rebote.

Gudaitis, máximo anotador del partido con 17 puntos

Lejos de relajarse, los de Pascual querían encarrilar el partido por la vía rápida. Thomas cogió el testigo en ataque de los interiores, anotando dos canastas marca de la casa, mientras que Hezonja se sumaba a la fiesta con un plástico 'alley oop' con el que los azulgrana completaban un parcial de 10 a 0 (20-4, min.6).

Despertó tímidamente el Zalgiris -4 de 10 en tiros de dos en el primer cuarto- de la mano de secundarios como Milaknis y Cherry, silenciados por dos triples de Jackson y Nachbar -autor de 15 puntos- y la aportación de Lampe en la zona con el que se selló el 29 a 13 al termino del primer cuarto.

Se relajaron los locales y lo aprovecharon Songaila y Gudaitis -máximo anotador del partido con 17 puntos- para conseguir un tímido parcial de 4 a 0 (29-17, min.12).

Pidió tiempo muerto Pascual para evitar sorpresas y los suyos supieron mantener las distancias apretando de nuevo las tuercas en defensa, mientras Mario Hezonja -hoy con más protagonismo debido a la baja de última hora de Alex Abrines- emergía en ataque con ocho puntos.

Pese a que las sensaciones eran algo peores, los azulgrana llegaron a tener una máxima ventaja de 21 puntos (43-22, min.13), una cifra que no se amplió gracias a la actuación de Ulanovas, autor de nueve puntos consecutivos al filo del descanso (51-33).

Tras la reanudación, bajó el Barcelona la exigencia defensiva, si bien la concentración de Tomic y Doellman, así como el compromiso de Thomas, evitaron que los de Gintaras Kaprikas recortaran distancias.

Y eso que el versátil Gudaitis -autor de siete puntos en el tercer periodo- se mostró intratable con sus penetraciones interiores que descolocaron a un despistado Nachbar. A ello se sumó un triple de última hora de Ulanovas con el que los lituanos lograban situarse a 14 puntos.

Songaila ponía algo de emoción con un lanzamiento exterior (67-55, min.31), rápidamente contrarrestado por un parcial de 7 a 0 de Nachbar y Ante Tomic con el que el Barça lograba una ventaja de diecinueve puntos que sería definitiva.

Los azulgrana se sienten fuertes en el Palau Blaugrana, unas sensaciones muy diferentes a las que tienen como visitantes, algo que se puede revertir el próximo jueves ante el eterno rival, un partido clave para los de Pascual, que suman un balance de tres victorias y dos derrotas.

Unicaja no lenvanta cabeza

El Unicaja alargó este viernes su calvario en el 'Top 16' de la Euroliga tras encajar la quinta derrota, en otros tantos partidos, ante el Fenerbahçe Ulker (60-68) en el Martín Carpena, un choque en el que el acierto local estuvo lejos de poner en problemas a su rival sobre todo en una mala segunda mitad local, que deja tocado y casi hundido a los malagueños.

Los malageños encajan su quinta derrota en la competición

De nuevo se le hizo largo el partido a los de Joan Plaza. La igualdad al descanso (30-28) se rompió con un gran tercer cuarto de los turcos, que vino acompañado de un último parcial con poco baloncesto y mucha polémica con los árbitros. Los de Zeljko Obradovic desquiciaron a un Carpena que ve como se queda a expensas de un milagro para estar en los 'play-offs'.

El gafe continental de Unicaja, que acumula nueve derrotas en los últimos nueve partidos, vivió un nuevo capítulo este viernes en la quinta jornada del 'Top 16' dentro del Grupo F, donde están a tres victorias de los cuatro primeros puestos. El buen hacer en el rebote sostuvo al conjunto español en la primera mitad, pero el acierto de cara al aro comenzaba a echarse de menos. Stefansson (10 puntos) y Kuzminskas (7) destacaron en la primera mitad local.

Sin embargo, los de Plaza, que en Liga Endesa mantienen su liderato en solitario, necesitaban más de hombres vitales y ahí sólo respondió Fran Vázquez en la segunda parte. Por si fuera poco, los dos mejores hombres de Unicaja desaparecieron, y entre Bjelica y Vesely iniciaron el principio del fin para los locales. Un parcial de 10-21 en el tercer cuarto dejó casi sentenciado el choque para los turcos.

En el último parcial, arropados por el Carpena, los de Málaga buscaron la gesta llegando a ponerse a un punto a poco más de tres minutos para el final (54-55). Sin embargo, entre polémicas y técnicas, y lo que sin duda fue otra mala noche europea de los de Plaza, no apareció la paciencia y el acierto necesario para evitar ver como se marchaba a Estambul la segunda victoria seguida de los de Obradovic.