Ayer, tal y como estaba previsto, La Sexta emitió en abierto el partido de las 22.00 horas entre Barcelona y Sevilla (2-1 con un Messi extraordinario), pero también hubo noticia. El club azulgrana impidió la entrada a las cámaras de Audiovisual Sports (AVS), operadora que difundió un comunicado quejándose.

Hoy, según lean una prensa deportiva u otra pueden informarse de una otra manera. En el diario As (grupo Prisa) apuntan en su edición de papel, como en la nota de AVS, que se permitió que el "partido se emitiese en abierto y no en PPV (pago por visión)".

También explican cómo el propio director general de AVS, Daniel Margalef, ha "favorecido la estrategia de Mediapro-La Sexta" modificando horarios o el dinero que, según AVS, se les adeuda. Ahora, Margalef ha sido despedido.

AVS es propiedad al 80% de Sogecable (Prisa) y al 20% de TV3, pero fue TV3 quien emitió la señal del Barça-Sevilla de ayer y quien, según AVS, está "perjudicando flagrantemente" los intereses de la compañía. Por otro lado está Mediapro, quien tiene casi el 40% de La Sexta junto al Grupo Árbol y otros inversores, y quien tiene los derechos de varios de los clubes de la Liga también.

En el diario Marca titulan que "Prisa amenaza al Gobierno por la guerra del fútbol" y apuntan que el "grupo Prisa ha decidido multiplicar su agresividad contra el Gobierno para lograr el apoyo" del presidente José Luis Zapatero.

Señalan que habrá "crítica feroz contra Moncola" y "presión directa sobre el entorno de ZP". Para entender la versión rápidamente, Marca considera que el grupo Prisa "sigue sin reconocer el armisticio pactado por Margalef".

¿Dónde dan el fútbol?

Ayer fue el partido en abierto y hoy no habrá ninguno, así lo apuntó La Sexta. Por lo tanto, todos serán en PPV excepto el Valladolid-Real Madrid de hoy que se emitirá por Canal + al horario habitual de las 21.00 horas.

Aunque la batalla siga, parece que lo que se suponía pactado se cumplirá.