Rijkaard saca todo el arsenal ante el Schalke: Bojan, Henry y Eto'o para el ataque

a.vid_prom_gill{background:url(http://www.20minutos.es/data/mmedia/especiales/renault/boton_video.gif) no-repeat left top;display:block;width:400px;height:53px;margin-top:0px;padding-top:0px;}a.vid_prom_gill img{margin-top:0px;padding-top:0px;}div.contenido_noticia object{margin-bottom:0px;padding-bottom:0px;}

El Barcelona se enfrenta en breve en Gelsenkirchen al Schalke 04. El partido es especial no sólo por tratarse de los cuartos de final de la Liga de Campeones; también porque el técnico azulgrana,Frank Rijkaard, se juega el puesto. El Barça apuesta por el juego ofensivo y pondrá en la línea de ataque a Bojan, Eto'o y Henry, por delante de Touré y con Xavi e Iniesta en las bandas.

Alineaciones confirmadas:

Schalke 04: Neuer; Rafinha, Bordon, Krstajic, Westermann; Ernst, Kobiashvilli, Asamoah, Pander; Kuranyi y Altintop.

FC Barcelona: Valdés; Zambrotta, Puyol, Milito, Abidal; Xavi, Touré, Iniesta Iniesta; Bojan, Eto'o y Henry.

Árbitro: Kyros Vassaras (Grecia).

Estadio: Veltins Arena (61.481 espectadores). Hora: 20:45 horas.

El encuentro tiene tintes dramáticos: eliminado en la Copa y descolgado en la Liga, donde no ofrece una imagen fiable, el Barça afronta un partido de capital importancia en una situación de precariedad futbolística y de inestabilidad institucional.

La Liga de Campeones es la última bala que le queda al Barcelona para salvar el año. La intención de Joan Laporta es acabar la temporada con Rijkaard en el banquillo y revisar la nómina de jugadores para el nuevo proyecto. Pero para eso necesitar superar al Schalke 04, ganar tiempo y batirse con honor en las semifinales que seguramente le permitirían llegar al verano sin excesiva contestación de la afición.

Eto'o tocado

Pero no lo tendrá fácil el Barça: el Schalke es un rival claramente inferior en técnica, control del partido y movimiento del balón, pero superior en cuanto a coraje y mordiente. Además, en su estadio la hinchada aprieta mucho. La situación pinta complicada.

Así que el Barça pretende que la Liga de Campeones sea un revulsivo, un despertador anímico, que le sirva para recuperar todo el crédito perdido. Para ello Rijkaard no cuenta ni con Messi, ni con Deco ni con Ronaldinho, este último borrado del mapa. Recupera a Márquez y Milito, pero tiene tocado a Eto'o, con una contractura en el gemelo. Sin embargo, el camerunés jugará.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento