El Barcelona ha dado un más para alzarse con el título de Liga, después de vencer por 2-1 a la Real Sociedad, en un partido en el que nuevamente el equipo de Ernesto Valverde ha jugado a un ritmo bajo y ha apretado cuando ha sido necesario.

El primer tiempo resultó ser realmente plomizo, y de hecho apenas hubo ocasiones claras. La primera fue para Juanmi, en un mano a mano que salvó Ter Stegen y luego Willian José echó fuera el rebote, y la segunda fue un disparo de falta de Messi ejecutado con excesiva suavidad.

El Barcelona logró ponerse por delante cuando el choque estaba a punto de marcharse al descanso, en un córner en el que Lenglet ganó muy bien el envío de Dembélé y mandó la pelota a la red con un gran testarazo.

En la segunda parte el Barcelona midió mucho sus esfuerzos, y una Real Sociedad que se estiraba poco a poco logró hacer el 1-1 después de que Mikel Merino le sirviera una excelente pelota a a Juanmi, que definió de maravilla ante Ter Segen.

El Barcelona, una vez más, aceleró cuando fue necesario, y de manera inmediata, en el minuto 63 y habiendo pasado sólo dos minutos desde el tanto de la igualada, Jordi Alba hizo una excelente jugada personal para poner el 2-1 definitivo.