Entrenamiento del Barcelona
Los jugadores del Barça en el Olímpico de Roma. Alberto Estévez / EFE

No existe mejor partido para discutir la corona del fútbol europeo. Final de la Liga de Campeones (20.45; Antena 3 y C+), Barcelona contra Manchester United, lo más cercano a la perfección hecha equipos de fútbol. Ambos van a la cita en Roma prestando fidelidad a su juramento ‘hipocrático': jugar bien por encima de todas las cosas. "El objetivo es ser el Barça", sentenció Guardiola.

Existen mil quinientas perspectivas para analizar partido de tamaña importancia. La matemática, fría y poco pasional, dice así: el Barcelona llega a la final con 30 goles a favor en su camino europeo, producto de 83 remates, y 13 tantos en contra. El Manchester vio la red menos (18 goles de 87 remates), pero su portería no sufrió tanto, 6 goles encajó.

Plano deportivo

El Barcelona llega cojo por sus costados, sin Alves ni Abidal. Su lugar -la duda- será ocupado teóricamente por Puyol y Sylvinho. Ferguson no sufre jaquecas, pues los tiene a todos.

Perspectiva galáctica

Todos brillan, pero los focos insistirán en Messi y Ronaldo. El argentino mira, piensa y actúa con el balón, todo en uno; su rival luso añade la pose y la mueca, según convenga. Eso sí, ambos son un rato buenos, imparables.

Cuestión histórica

El Barcelona busca su tercera Copa de Europa en la sexta final y el Manchester, la cuarta en la ídem. "Lo daremos todo para ganar", dijo Puyol. "Demostraremos al Barcelona que somos mejores", respondió el portugués Cristiano. Hoy, hablará ese objeto redondo. El mundo mira, el trono espera.

Las posibles alineaciones

Barcelona: Valdés; Sylvinho, Touré, Piqué y Puyol; S. Busquets, Iniesta y Xavi; Henry, Eto'o y Messi.

Manchester United: Van der Sar; Evra, Ferdinand, Vidic y O'Shea; Carrick, Park, Scholes y Anderson; Rooney y Cristiano Ronaldo.