El Fútbol Club Barcelona ha levantado la 26ª liga de su historia, después de derrotar al Levante por 1-0, en un partido en el que el conjunto de Paco López, jugándose el descenso, ha competido a buen nivel, pero finalmente ha sucumbido ante el talento de Leo Messi.

La noticia estuvo en la suplencia del argentino, dejando claro que Ernesto Valverde le daba prioridad al partido del miércoles frente al Liverpool, correspondiente a la ida de las semifinales de la Liga de Campeones.

No obstante, el equipo culé, con Dembélé, Suárez y Coutinho en la punta del ataque, salió al terreno de juego con mucha intensidad y generó varias ocasiones de peligro. De, hecho, Aitor Fernández tuvo que estar a su mejor nivel para evitar el 1-0 culé, que buscó principalmente Coutinho, que tuvo hasta tres ocasiones claras para abrir el marcador.

Quién sabe si pactado o por la necesidad que provocó el 0-0, Ernesto Valverde decidió tirar de Leo Messi nada más empezar la segunda parte, y con el argentino las cosas cambiaron radicalmente en el último tercio. En el minuto 62, Messi recibió una pelota de Vidal, y tras un precioso recorte, sacó un disparo seco con el interior de la bota izquierda para poner el 1-0.

El tanto espoleó al Levante, que comenzó a traspasar la divisoria de forma más frecuente, y gozó de un par de buenas ocasiones, especialmente una de Morales –que tampoco fue titular- en la que remató ligeramente desviado en el mano a mano con Ter Stegen.

El tramo final de partido estuvo marcado por la tensión que provocó el corto 1-0 que iluminaba el marcador, y de hecho un remate del Levante tras un revuelo dentro del área pudo significar el empate, pero la pelota pegó en el palo y los de Valverde se salvaron, llegando a la eliminatoria contra el Liverpool con los deberes hechos.