Thierry Henry
Thierry Henry mira de reojo el trofeo de la Liga de Campeones. Darren Staples
Thierry Henry clamó contra el árbitro de la final de la Liga de Campeones, el noruego Terje Hauge.

El delantero francés consideró que no castigó el juego duro de los defensas barcelonistas Carles Puyol y Rafael Márquez.

"Recibí patadas por todos los lados. Puyol y Márquez tendrían que haber sido amonestados y no es lo mismo defenderme con una tarjeta amarilla. Esperaba que el árbitro cumpliera con su trabajo y no lo ha hecho", afirmó.

Henry admitió, no obstante, que fue justa la expulsión del meta alemán Jens Lehmann, por derribar al camerunés cuando se disponía a marcar, en el minuto 18.

"Fue una expulsión clara, pero si querían que no ganásemos, tendrían que haberlo dicho desde el principio. Fue más que difícil. La próxima vez, quizás, voy a aprender cómo tirarme", agregó.

Henrik Larsson, fue la clave, marcó la diferencia en los dos goles del Barcelona".

El delantero del Arsenal se mostró orgulloso por el esfuerzo de su equipo y destacó al sueco Henrik Larsson como la clave del triunfo barcelonista.

"Todos hablaban de Ronaldinho antes del partido, pero no le vi hoy. Y tampoco a Eto'o. Henrik Larsson marcó la diferencia en los dos goles. Fue la clave. Nosotros podemos estar orgullosos, pero, lo siento, algunos aspectos del arbitraje hoy fueron horrendos", añadió.

Henry afirmó que "desde esta noche" comienza a pensar en su futuro.