Lakovic y Papaloukas
Lakovic lanza a canasta ante la presión de Papaloukas. (Efe) Efe

El Winterthur Barcelona se desvaneció en el Palau Blaugrana frente al campeón de Europa, el CSKA de Moscú (70-78), tras desaprovechar una ventaja de 16 puntos al descanso y dar vida al conjunto ruso, muy desacertado en los primeros compases y al que le alcanzó la reacción de sus mejores hombres para llevarse el triunfo.

El Barça comenzó despistado y poco acertado en el tiro, encajando incluso un parcial de 0-5 en el primer minuto y medio de juego, pero no le costó entonarse. Lo hizo, como de costumbre, al ritmo de juego que marcó Navarro, muy intermitente a lo largo del partido debido a las rotaciones de Ivanovic.

Ayudado por los horribles porcentajes de tiro del CSKA, que firmó tan sólo diez puntos en el segundo cuarto, el Barcelona se lanzó a la conquista del partido y alcanzó el descanso con una ventaja de 16 puntos (43-27), gracias a una gran defensa y un notable acierto ofensivo.

Desnortado, el CSKA no encontraba referente alguno: anulado Papaloukas, fuera del partido Holden, diluidos Langdon y Andersen, el equipo de Ettore Messina parecía dimitir inexorablemente del partido: sus porcentajes al descanso reflejaban su inconsistencia: 31 por ciento en tiros de campo, ningún triple en siete intentos y 11 rebotes por 24 del Barcelona.

Otra vez el 'maleficio' del tercer cuarto

Sin embargo, el descanso rompió en mil pedazos la concentración del Barcelona y resucitó al equipo ruso. Fiel a su costumbre, el Barça dilapidó toda la ventaja que había ido acumulando en un tercer cuarto para olvidar, donde sólo firmó siete puntos y encajó un parcial de 2-15, para llegar al tramo decisivo del partido en un apretado 50-48.

El último cuarto se convirtió en un constante intercambio de golpes. A los triples de un resucitado Holden reaccionó Lakovic sosteniendo a su equipo hasta el último suspiro: faltaban cuatro segundos para el final del partido, con el marcador 62-65, y el base esloveno asumió la responsabilidad de jugarse el triple para empatar el choque ante un Palau entregado (65-65).

En la prórroga, el CSKA volvió a castigar al Barcelona desde el perímetro. Todos los recursos desaprovechados por los rusos en los 40 minutos anteriores salieron a escena en el tiempo añadido y el campeón de Europa firmó un parcial de 3-11 para alcanzar el último minuto de la prórroga con una cómoda ventaja (70-76).

FICHA TÉCNICA:

70 - Winterthur Barcelona (24+19+7+15+5): Lakovic (13), Navarro (11), De la Fuente (5), Marconato (7), Vázquez (6) -cinco inicial-, Ukic (5), Kakiouzis (6), Trias (2), Grimau (5) y Basile (10).

78 - CSKA Moscú (17+10+21+17+13): Langdon (12), Papaloukas (14), Kurbanov (2), Savrasenko (5), Andersen (15) -cinco inicial-, Van den Spiegel (10), Holden (18), Voroncevich (-), Ponkrashov (2) y Pashutin (-).

Árbitros: Sudek (Eslovaquia), Pukl (Eslovenia) y Sahin (Turquía).