Barcelona - Caja Laboral
San Emeterio ante Rabaseda durante el Barça - Caja Laboral. EFE

El Caja Laboral se aprovechó de un Barcelona que mostró su peor cara tras catorce triunfos consecutivos, y se llevó un triunfo sin paliativos (67-69), aunque en el último cuarto vio peligrar en algún momento la victoria. El Baskonia necesitaba un partido grande para reponerse y el Palau se presentaba como una pista propicia para ello, y más cuando el rival venía de batirse en uno de los encuentros más duros que ha debido afrontar, frente al Khimki ruso en el 'Top16'.

Nocioni, San Emeterio y Bjelica respondieron a los triples de Lorbek y Huertas

Ante un desacierto desconocido por parte azulgrana, el equipo vasco encontró en Lampe el jugador desequilibrante, quien con cuatro canastas casi consecutivas propició un parcial de 2-8 para el Caja Laboral, que abrió una pequeña brecha ante los desajustes barcelonistas. Fallones en el rebote y nulos en ataque, el Barcelona estuvo desdibujado durante unos minutos hasta que un parcial de 7-0, con canasta final de Jawai, le colocaron por primera vez por delante (9-8), a falta de 3:33 para la conclusión del primer cuarto, en el que los dos equipos, excepto algunos momentos de lucidez, mostraron una imagen penosa.

La intensidad apareció en el segundo tiempo, en el que el Barça intentó romper el ritmo lento con ataques larguísimos que ofrecía el Baskonia, pero los azulgrana regresaron a unos números nefastos en acierto, que esta vez sí resultó letal, ya que el equipo vasco, de la mano de un inspiradísimo Nocioni y, sobre todo, de Causeur, catapultaron a su equipo hasta rentas de once puntos (38-47).

Ausencia de Navarro

La desazón barcelonista no la supo recomponer Xavi Pascual a pesar de los tiempos muertos, y de esperar una reacción del desangelado Oleson, quien no entró casi en juego y de quien se esperaba que anotase ante la ausencia del descartado Juan Carlos Navarro. Acabó el choque con solo dos puntos.

El tercer cuarto se cerró con un 42-52, y fue en el arranque del último acto en el que se vio al mejor Barça, igual de atrevido, pero esta vez acertado: dos triples de Saras y Wallace y una canasta de Jawai pudieron un emocionante 50-52. Los triples afloraron en el conjunto azulgrana (Lorbek y Huertas), pero surgió nuevamente Nocioni, San Emeterio y N. Bjelica para mantener siempre a flote a los suyos.

A pesar de las opciones que tuvieron los azulgrana, en las que Tomic desbarató algunas claras, el Baskonia vio claro que el Barça no le iba a arrebatar la victoria, con la que se consolida aún más en el segundo puesto y refuerza la diferencia de puntos con los azulgrana, a los que ya ganaron en Vitoria de once.

El Murcia, fácil para el Madrid

El Real Madrid no encontró rival ante un ramplón UCAM Murcia, al que venció por 86-69, y decidió economizar fuerzas, algo que nunca viene mal a estas alturas de la temporada en la que la acumulación de partidos comienza a pasar factura.

Los dos equipos consiguieron lo que se propusieron y el Real Madrid sigue siendo líder y único invicto en su feudo tras el 88-69 final. Además la racha contra el Murcia se extiende hasta un 20-0. Rudy (13 puntos), Mirotic (17), Rodríguez (11), Carroll (10) y Llull (12) se repartieron la anotación como buenos hermanos, mientras que Tillie se aprovechó de la tranquilidad defensiva del Real Madrid y anotó 24 puntos.