El Barcelona sigue aumentando su leyenda como mejor equipo de la historia del balonmano mundial, al lograr hoy su séptima Liga de Campeones, después de vencer al Ciudad Real en el Palau Blaugrana por 29-27 en el partido de vuelta de la final de la 45a edición de la máxima competición continental.

El equipo catalán
ha remontado el tanto de desventaja que traía del encuentro de ida (28-27) disputado el pasado sábado en el Quijote Arena de Ciudad Real y ha elevado ya su palmarés continental a 18 títulos (7 Copas de Europa, 5 Recopas, una Copa EHF y 5 Supercopas de Europa).

Los hombres de Xesco Espar han puesto fin hoy a cinco años de ausencia en lo más alto del podio europeo después de haber conseguido cinco títulos consecutivos de Liga de Campeones (1995, 1996, 1997, 1998, 1999 y 2000) con el extraordinario "Dream Team" de Valero Rivera.

Los barcelonistas han tenido que esperar exactamente un lustro y nueve días para conseguir volver a la elite del balonmano mundial. Su último gran éxito llegó el 29 de abril del 2000 cuando los hombres de Valero Rivera remontaron, en el partido de vuelta de la final de la cuadragésima edición de la Liga de Campeones, tres tantos en contra frente al Kiel alemán, que en el Oostseehalle había vencido por 28-25 en la ida.