Giovani.
El barcelonista Giovani pelea un balón con Capdevila, del Villarreal (EFE). EFE

El Barça dominó ayer con claridad al Villarreal en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, pero no encontró el camino al gol y tendrá que resolver la eliminatoria la próxima semana en el Camp Nou.

Comenzaron los culés mandones, monopolizando el balón. El acercamiento con más peligro de los azulgrana en este arranque se produjo a los cuatro minutos, pero el lanzamiento suave y colocado de Henry se marchó por centímetros.

El Villarreal se desperezó mediada la primera parte. En el minuto 36, Víctor Valdés salvó el gol del submarino amarillo, al despejar a córner un lanzamiento de Nihat, desde dentro del área.

Tras el descanso, la entrada de Messi asustó a los hombres de Pellegrini, que se metieron atrás, a la espera de un contragolpe salvador. El argentino jugó liberado y fue el conductor de los ataques culés.

El rematador fue Iniesta, quien con un tiro lejano y en un mano a mano con Diego López estuvo muy cerca del gol que se resistió. Nihat, en del descuento, pudo marcar con una falta enveneada.

Ficha técnica:

0; Villarreal: Diego López, Ángel, Godin, Cygan, Capdevila, Cazorla, Josico (Senna, m.56), Bruno, Pires (Matías Fernández, m.66), Nihat y Rossi (Tomasson, m.75).

0; Barcelona: Valdés, Zambrotta, Thuram, Milito, Sylvinho, Xavi (Gudjohnsen, m.81), Márquez, Deco, Giovani (Messi, m.46), Henry (Bojan, m.68) e Iniesta.

Ábritro: Miguel Ángel Pérez Lasa, del comité vasco. Amonestó a Márquez, Deco y Messi por el Barcelona, y Nihat, Capdevila y Senna por el Villarreal.

Incidencias: Partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio de El Madrigal ante unos 20.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.