Barcelona - Real Madrid
Imagen de archivo de un Barcelona - Real Madrid. AGENCIAS

Tal y como informa el diario MARCA en su edición digital, la Lotería Nacional de 2007, que se celebrará el 22 de diciembre, puede tener un aperitivo muy especial en la víspera: nada más y nada menos que el clásico por excelencia de nuestro fútbol, el Barcelona-Real Madrid.

Los clubes tratan de arañar días de descanso a un calendario muy cargado y en pos de ello idean fórmulas cada vez más originales. La última puede afectar al gran clásico de nuestro fútbol. Porque el Barcelona-Real Madrid de la decimoséptima jornada liguera se podría adelantar al viernes 21 de diciembre, para permitir que los jugadores de ambos equipos dispusieran de dos días más de descanso.

Eso sí, el adelanto de fechas no se podría extender a todos los partidos, entre otras cosas porque Atlético, Villarreal y Getafe jugarán el jueves de esa semana los últimos encuentros de sus respectivas liguillas de la Copa de la UEFA.

El objetivo es que los futbolistas dispongan del máximo de días de descanso, toda vez que el 2 de enero se disputan la mayoría de los partidos de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Con todo, el hecho no es tan insólito como parece, ya que hay un precendente. El viernes 30 de abril de 1976 se disputó un Real Madrid-Barcelona que acabó con victoria azulgrana por cero a dos. Y es que a lo largo de 154 encuentros ha habido tiempo para todo y ya no hay día de la semana en el que no se haya disputado una edición del gran clásico del fútbol español.