Balonmano de ORO

La selección española derrotó a Croacia en la final del Mundial de Túnez y se alzó con su primer título.
Alberto Entrerríos dispara a portería ante la presión de la defensa croata. El ataque de la selección española fue demoledor.
Alberto Entrerríos dispara a portería ante la presión de la defensa croata. El ataque de la selección española fue demoledor.
AFP Photo

España 40

Croacia 34

Radés. 13.000 espectadores.

España (21+19): Hombrados, Entrerríos A. (6), Rocas (2), Uríos (4), Garralda (4), García (11, 2p), Rodríguez (3) -equipo inicial- Barrufet (p.s.), Garabaya (2), Pérez (1), Romero (4, 1p), Ortega (3), Hernández (–), Lozano (–).

Croacia (13+21): Sola, Kaleb (–), Balic (6), Vori (4), Dzomba (7, 5p), Spoljaric (1), Metlicic (1) -equipo inicial- Losert (p.s.), Lackcovic (3), Zrnic (2), Dominikovic (2), Gozula (2, 1p), Sprem (4), Buntic (2).

Árbitro Lemme y Ullrich (Alemania). Excluyeron a Entrerríos, Rocas, Pérez, Romero, Balic, Dominikovic (2), Sprem y Metlicic.

El día más importante en la historia del balonmano español acabó como esperaban los más optimistas: con la medalla de oro colgada del cuello de los jugadores de Juan Carlos Pastor. Pero muy pocos imaginaban que la primera final de un Mundial sería un paseo triunfal para los nuestros, sobre todo teniendo enfrente al potente equipo de Croacia, campeona olímpica, hasta ayer campeona mundial y una de las bestias negras de España, que sólo la había vencido en cuatro de sus doce enfrentamientos.

Dominio español

La igualdad en el marcador se mantuvo únicamente durante los diez primeros minutos. Desde ese momento, España se adueñó del partido gracias a su solidez defensiva, uno de los principales pilares de su éxito, además de una efectividad letal en ataque que no dio opción a la reacción de los croatas.

Al descanso se llegó con una ventaja de ocho goles a favor del combinado nacional, una diferencia que se amplió hasta los doce tantos en la segunda mitad. Los 40 goles que España le endosó ayer a Croacia, invencible en la primera fase, demostraron la ambición de la nueva generación del balonmano español.

Garralda, de lo mejor

Mateo Garralda fue elegido mejor lateral derecho del Mundial de Túnez. El veterano capitán español fue el mejor representante sobre el podio de un deporte que ayer logró una merecida recompensa tras el esfuerzo y el trabajo de jugadores como Iñaki Urdangarín, Talant Dusjhebaev, Enric Masip o Rafa Guijosa.

El séptimo puesto en los pasados Juegos de Atenas sembró de incertidumbre al balonmano español, que acudió a la cita mundialista con siete nuevos jugadores. Las dudas en torno al rendimiento de la selección se han despejado con una medalla de oro que abre una nueva época.

Pastor, sin contrato fijo

Juan Carlos Pastor termina hoy su contrato como seleccionador nacional, tal y como acordó en noviembre con la junta gestora de la Federación de Balonmano. Tras la dimisión de César Argilés, Pastor aceptó el cargo hasta la finalización del Mundial. El entrenador vallisoletano, de 36 años,

 El balonmano español se merecía este título»
regresará a su equipo, el BM Valladolid, donde llegó la temporada 95-96 como el técnico más joven de la categoría. De
 Jugar y ganar con esta brillantez es un sueño»

cara a las elecciones del 28 de febrero, dos de los tres candidatos ya le han ofrecido seguir al frente del banquillo español.

Nueve años de éxitos

Plata en el Europeo 96. Primera medalla para el balonmano español.

Bronce en Atlanta 96. España, por primera vez en el podio olímpico.

Plata en el Europeo 98. Volvió a quedarse a las puertas del oro.

Bronce en el Europeo 00. España, entre los mejores del balonmano europeo.

Bronce en Sidney 00. No superó las semifinales.

Cuartos en Portugal 2003. Se igualó el puesto del Mundial de Egipto 99 con Croacia como verdugo.

Séptimos en Atenas 2004. Decepcionante imagen y dudas en torno al equipo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento