Gasol
Gasol grita desesperado en el partido ante Rusia. (Reuters)

"Escuchad una palabra que para mí y para todos a partir de ahora va a ser muy importante: BA-LON-CES-TO". Y no le faltaba razón.

Pepu Hernández, seleccionador nacional, tenía muy claro cuál iba a ser el futuro de la canasta en nuestro país cuando pronunció estas palabras ante más de 100.000 almas.

Sucedió en la Plaza de Castilla de Madrid durante la celebración del título mundial logrado en 2006 en Japón ante Grecia (70-47).

Escuchad una palabra que a partir de ahora va a ser muy importante: BA-LON-CES-TO

España se había apoderado una corona que había sido monopolio casi siempre de EE UU, la ex Yugoslavia y la antigua Unión Soviética.

Era el triunfo de una generación que aprendió a ganar en 1999, cuando en el mundial júnior de Lisboa venció (94-87) en la final a EE UU.

El 2007 ha sido el año de ésa consolidación. El asentamiento en la cima. Que España juegue una final ya no sorprende a nadie. Ganar se ha convertido en una exigencia.

El Eurobasket que se celebró en nuestro país en septiembre fue la gran cita del año. La afición se volcó como nunca. No había un hueco libre en el pabellón cuando jugaba una España que fue de menos a más hasta plantarse en la gran final ante la Rusia de Kirilenko.

España lloró aquel día en Madrid la plata. Pero el baloncesto nacional se había convertido en una referencia para el mundo.

Sólo una canasta del nacionalizado Holden y el posterior fallo de Gasol evitaron (60-59) que el equipo de Pepu se proclamara campeón de Europa.

España lloró aquel día en Madrid la plata . Bendito llanto. Pero el baloncesto nacional se había convertido en una referencia para todo el mundo.

Las chicas también rindieron a un excelente nivel en el Europeo que se disputó en Italia pese a caer en la final ante Rusia (68-74) . La alero Amaya Valdemoro fue elegida MVP de la final y seleccionada para el quinteto ideal del torneo.

La NBA fichó a Navarro

El mejor reconocimiento a nuestro potencial llegó del otro lado del Atlántico. La NBA, la mejor liga del planeta, fichó a otro de los nuestros.

Juan Carlos Navarro aterrizó en Memphis y elevó la cifra de jugadores españoles en la NBA a cinco, la mayor de la historia desde que el malogrado Fernando Martín abriese el camino en 1986.

Calderón, Gasol, Garbajosa, Navarro y Sergio Rodríguez son nuestros mejores argumentos en el poderoso baloncesto que se juega al norte del continente americano.

El Real Madrid ganó la ULEB y Akasvayu la FIBA Cup

Tampoco a nivel de clubes nos han ido mal las cosas. El Real Madrid ganó con enorme solvencia la Copa ULEB al Lietuvos Rytas (87-75), al igual que hizo el Akasvayu Girona en la FIBA Cup (79-72) ante el Azovmash Mariupol ucraniano, mientras que Unicaja y TAU jugaron la Final Four de Praga.

Por su parte, el Ros Casares valenciano llegó a la Final Four femenina, pero cayó ante el Spartak de Moscú por 76-62.

Reválida en octubre

En octubre tuvo lugar una particular reválida. La NBA viajó hasta Europa para disputar una minigira por el continente. Las paradas en España fueron Málaga y Madrid, con Memphis y Toronto como protagonistas.

Si en 2006 el Barcelona se convirtió en el primer conjunto español en derrotar a un equipo de la NBA-a los Sixers (104-99)-, Unicaja y Real Madrid le siguieron los pasos.

Los malagueños acabaron con total justicia (102-99) en el Martín Carpena con los Grizzlies de Gasol y Navarro. Más apretado estuvo el choque de los blancos (104-103) ante los Raptors , pero tuvo el mismo final feliz.