Jean Todt, consejo de la FIA y Ron Dennis
Jean Todt, consejo de la FIA y Ron Dennis AGENCIAS

El caso del espionaje a Ferrari se está convirtiendo en un auténtico culebrón, pero de los malos.

Tras una serie de incidentes, el último ya es estrambótico: ahora sale a la luz que a principios de esta semana la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) filtró por error docenas de secretos de Mclaren y Ferrari.

La historia tiene miga: un día antes de hacer públicas las casi 200 páginas de transcripciones de la sesión en la que se condenó a McLaren, la FIA había enviado los documentos a ambos equipos, para redactar la información confidencial técnica y financiera.

Las copias erróneas fueron rápidamente quitadas de la web de la FIA y sustituidas

Pero cuando los documentos PDF estuvieron disponibles en Internet, pronto se vio que las zonas tapadas podían revelar su contenido fácilmente con solo copiar y pegar en otro editor de textos.

Las copias erróneas fueron rápidamente quitadas de la web de la FIA y sustituidas, pero ya era tarde.

Muchos detalles, muchas personas

Sin embargo, una gran cantidad de información, que no solo incluye detalles técnicos del coche y los equipos sino cifras privadas, como el salario anual del diseñador jefe de McLaren, ahora suspendido, Mike Coughlan, y la distribución exacta de pesos del MP4-22, así como sistemas adoptados por Ferrari, son ahora conocidos en muchos lugares del mundo de la Fórmula Uno.

La filosofía de los sistemas de frenado variable tanto de McLaren como de Ferrari también fue revelada debido a un error por la FIA, así como detalles sobre el método único de Ferrari para inflar sus neumáticos, además de otros secretos.

Ya hay muchas personas ligadas a la Fórmula 1 que han tenido acceso a esa información y que se la están intercambiando.

La FIA confirmó la semana pasada que las transcripciones habían sido realizadas por un taquígrafo profesional y formateadas en PDF por una empresa de trascripción independiente.