Maverick Viñales
Maverick Viñales, tras su victoria en el Gran Premio de Australia de 2018. EFE

Maverick Viñales logró cortar la peor racha de resultados de Yamaha: 26 carreras sin vencer , tras conseguir hoy, domingo, el triunfo en el Gran Premio de Australia de MotoGP que se disputó en el circuito de Phillip Island.

El español, que vuelve a lo más alto del podio 29 carreras después, supo aprovechar la ausencia del ya campeón, Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), que fue embestido por Johann Zarco (Yamaha YZR M 1) y tuvo que retirarse.

Márquez salió mal y a final de la recta de salida se vio superado por cinco pilotos. Todos ellos salvo Petrelli se marcharon por delante: Andrea Iannone (Suzuki GSX RR) y Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP18) y el australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP17), el único que aguantó un poco más el ataque de  Márquez, quien en la segunda vuelta ya era líder de la carrera.

Desde el segundo giro, Márquez trató de escaparse, a pesar de los esfuerzos de Iannone y Dovizioso. Este fue el primero en tomar la iniciativa en la quinta vuelta, cuando adelantó a Márquez, quien tuvo entonces el percance con Zarco. Al llegar al taller, Márquez pudo comprobar los daños en toda la parte posterior de su moto. La carrera había acabado para él.

Caída de Pedrosa

El líder, Dovizioso se esforzaba por defenderse de los ataques de Viñales, Miller y Iannone. El español se puso líder en el octavo giro y con una vuelta rápida (1:29.924) consiguió despegarse, mientras que su compañero de equipo, Valentino Rossi, iniciaba su propio ataque y se situaba segundo.

El ritmo de Viñales le permitió ir aumentando su ventaja de forma paulatina respecto a Rossi y Iannone. Este se coló en una curva y perdió varias posiciones. Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V) se fue por los suelos en curva cuatro.

Viñales seguía aumentando su ventaja. Al grupo de perseguidores se sumó Álvaro Bautista (Ducati Desmosedici GP18), sustituto del lesionado Jorge Lorenzo, que apenas una vuelta más tardese puso segundo, aunque se quedó fuera del podio, al que subieron Iannone y Dovizioso.