Ruth Beitia
La atleta Ruth Beitia se proclama vencedora del salto de altura del Campeonato de España de atletismo EFE

Natalia Rodríguez y Jesús España reforzaron su confianza para los Europeos de Barcelona con sus títulos respectivos de 1.500 y 5.000 metros en los campeonatos de España frente a rivales que también pueden disputarles las medallas en la Ciudad Condal, mientras el medio fondo masculino continúa sumido en la confusión.

El atletismo español dirimió este fin de semana en Avilés su última batalla antes de afrontar, con un equipo de casi un centenar de atletas, los Europeos de Barcelona con la referencia de las quince medallas que obtuvo en Múnich 2002, su mejor resultado en los campeonatos continentales.

Los campeonatos de España no han aclarado el panorama del medio fondo y tampoco han descubierto nuevos valores con los que compensar la declinante trayectoria de algunos clásicos.

El atletismo español dirimió este fin de semana en Avilés su última batalla antes de afrontar, con un equipo de casi un centenar de atletas, los Europeos de Barcelona

El presidente de la Federación Española, José María Odriozola, pretende que el equipo se acerque al récord de Múnich, pero lo cierto es que la única opción segura de medalla sigue siendo la de siempre, la de Marta Domínguez, que fue eximida de participar en los campeonatos de España en honor a su regio historial.

De los tres campeones que España tuvo en la última edición de los Europeos (Gotemburgo 2006), uno es baja segura en el equipo: Paquillo Fernández, suspendido por estar en posesión de sustancias prohibidas. Los otros dos, Marta y el madrileño Jesús España, encabezan la relación de esperanzas junto a Natalia Rodríguez.

Jesús España tiene razón al decir que en el 5.000 "siempre hay muchos favoritos pero el título lo gana siempre el mismo", refiriéndose a sí mismo, que lleva seis. Este último de Avilés tuvo mucho mérito porque lo obtuvo en pugna con otros dos candidatos a medalla en los Europeos, Alemayehu Bezabeh y Sergio Sánchez.

El leonés, a quien la Federación Española persuadió para intentar en Barcelona el doblete del fondo (5.000 y 10.000), ha renunciado ya a la segunda distancia para concentrarse en la primera, a la vista de su tercer puesto en Avilés, insuficiente para quien este mismo año ha sido subcampeón mundial de 3.000 en pista cubierta.

Ilustres ausentes para los Europeos

El único doble medallista español en Gotemburgo, Juan Carlos Higuero, quedará fuera del equipo español después de ser quinto en el campeonato de España, todavía no recuperado de su lesión de abductores. Odriozola advirtió que "esto no son los trials americanos", donde van los tres primeros al campeonato internacional de turno, pero abrir hueco al burgalés en el equipo exigiría desalojar a dos.

La victoria de Manuel Olmedo en la final de 1.500, en su primer año en la distancia, fue una sorpresa sólo a medias, porque en la campaña bajo techo ya fue subcampeón de España, aun cuando la Federación Española, en una decisión que el sevillano criticó severamente, le dejara fuera de los Mundiales de Doha.

Olmedo y Arturo Casado deberían tener el puesto seguro en 1.500, y en este caso el tercero también, tratándose de un atleta de la ejecutoria de Reyes Estévez, que anhela poder disputar una medalla en su ciudad natal, Barcelona.

España recuperó en Avilés la mejor versión de Ruth Beitia

También hubo sorpresa en el 800 aunque todo quedó en Sevilla. Kevin López, de 19 años, batió en el esprint a su paisano y compañero de entrenamientos Luis Alberto Marco, actual subcampeón de Europa. El panorama del medio fondo, por tanto, sigue revuelto, sin un orden jerárquico indiscutible.

España recuperó en Avilés la mejor versión de Ruth Beitia, que otra vez superó los dos metros después de un bache de resultados. Desde su medalla de plata en los Mundiales en pista cubierta de Doha, la saltadora cántabra había experimentado un bajón, tal vez premeditado para recuperar la chispa a pocos días de los Europeos.

Otra de las clásicas opciones españolas de medalla, Mayte Martínez, se descarta en 800 como candidata al podio en Barcelona pese a su victoria en la final de 400 metros. La vallisoletana, fuera de servicio durante meses por lesión, considera "una utopía" subir al podio en la Ciudad Condal.

El panorama actual del atletismo español aconseja rebajar el objetivo máximo hasta la cosecha de Gotemburgo, que fue el segundo mejor resultado español en los 16 campeonatos de Europa en que ha participado desde su debut en los de Bruselas en 1950: once medallas (tres de oro, tres de plata y cinco de bronce) y 26 finalistas.

Para batir el récord de Múnich -15 medallas, seis de oro, tres de plata y seis de bronce- la selección española, pese a su profusión de miembros, habrá de cuajar una actuación casi perfecta. El miércoles próximo la Federación anunciará la lista.