Morata ya ejerce de goleador para el Atlético, que gana al fin al Villarreal

Momento en el que Álvaro Morata marca su primer gol con el Atlético de Madrid.
Momento en el que Álvaro Morata marca su primer gol con el Atlético de Madrid.
EFE

Álvaro Morata ya marca para el Atlético de Madrid. Un gol del delantero, llegado en el mercado de invierno, encarriló la victoria a los rojiblancos ante el Villarreal CF, al que llevaban siete partidos sin derrotar. Un tanto de Saúl, en el minuto 88, completó la tarde en el Wanda Metropolitano.

Morata, que había avisado con una buena volea que Asenjo sacó a córner, adelantó al Atlético a la media hora. Primero acudió a descargar la jugada, que comenzó en la derecha y acabó en la otra banda con la subida de Filipe Luís, que le buscó de nuevo en el área. Allí Morata se echó hacia atrás para ganar espacio y metió el pie lo justo para mandarla pegada al palo y a la red.

Fue su estreno, al fin, como goleador rojiblanco tras dos tantos frustrados por el VAR, con el que tuvo otro encontronazo nada más comenzar la segunda parte. Funes Mori le dio un manotazo en la cara cuando ambos pugnaban por la pelota entrando en el área, pero el asistente de vídeo (De Burgos Bengoechea) no estimó oportuno aconsejar al árbtitro una revisión de la jugada.

Salvador Oblak

El Villarreal había comenzado el partido bien plantado, saliendo con cierta facilidad y dejando sensación de peligro cuando encontraba la espalda de los defensas atléticos. Oblak había tenido que erigirse una vez más en salvador para rechazar un remate de Ekambi. Sin embargo, el Atlético le fue empujando cada vez más hacia su área hasta lograr el 1-0.

En la segunda parte, Calleja movió pieza y retiró a un central, el propio Funes Mori, para dar entrada a un delantero, Chukwueze. Empezó a jugar más en campo rival, con alguna escaramuza peligrosa (en especial una de Bacca), pero el peligro lo ponía el Atlético; primero, con una contra de Diego Costa, que desperdició la ventaja con la que arrancó en carrera; y luego, con el posterior saque de esquina y un cabezazo de Giménez.

A 20 del final, Calleja cambió a Bacca por Gerard Moreno. El partido seguía abierto y el Villarreal persiguió el gol hasta el final, aunque con más aproximaciones y sensación de peligro que ocasiones claras. El Atlético sí aprovechó la suya, a dos del final, cuando Saúl superó a Asenjo por alto y liquidó el partido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento